La temporada de premios ya ha empezado en Hollywood y parece que, tras el primer empujón de los Globos de Oro, La La Land’ van a ser las tres palabras más tarareadas de estos próximos meses, pues el último gran acierto de Damien Chazelle está llamado a triunfar.

Y no es para menos, pues la nueva cinta del joven director, consigue hilar de manera magistral la nostalgia por el Hollywood clásico, lleno de música y bailes de claqué, con el Hollywood moderno que continúa lleno de grandes sueños y decepciones. Pero, por si todavía no te han entrado ganas de ver esta espectacular producción llena a rebosar de talento, aquí tienes 5 razones para no perderte esta oportunidad de vivir el cine en estado puro.

1º Emma Stone: es cierto que en los carteles y tráilers de la película se habla de dos protagonistas constantemente, no obstante, no hacen falta más de cinco minutos viendo La La Land, para darse cuenta de que esta cinta está hecha para ella. En la pareja Gosling-Stone, es ella la estrella que brilla con más intensidad y Chazelle se aprovecha de esto para darle un toque más humano e ingenuo a esta preciosa oda a los sueños.

2 º La música: como musical que es, las melodías escritas por Justin Hurwitz son el complemento perfecto para los bailes, momentos de amor y desilusión que vemos en pantalla. Pero la banda sonora de La La Land va un paso más allá consiguiendo traspasar las barreras del cine y quedándose en tu memoria para que al salir de la sala, y seguramente a lo largo de la semana que venga después, te encuentres a ti mismo tarareando melancólicamente la mágica City of Stars mientras intentas evitar que se te vayan los pies al ritmo de la música.

3º La fotografía: en los tráilers se puede apreciar un atisbo del maravilloso trabajo que han hecho con los colores en esta cinta, pero no es hasta que estás sentado en una butaca viendo la película en Cinemascope cuando te das cuenta de la forma en la que los colores y las luces te atrapan hasta sentir la misma melancolía o felicidad que los personajes. El cielo violeta de Los Ángeles hasta hace sencillo creer que se puede bailar entre las estrellas.

4º Ryan Gosling: sigo defendiendo que para mí, la verdadera protagonista de la historia es Stone, pero evidentemente, ella no sería nada sin su maravilloso coprotagonista y la espectacular química que rezuman los dos tanto dentro como fuera de la pantalla. Además, ¿acaso hay alguien más sexy que Gosling tocando el piano con un mecho de pelo en la cara?

5º Es PURO cine: es cierto que el cine nunca debe dejar de lado la realidad, y evidentemente también debe reflejarla, pero a veces también viene bien alguna que otra película que simplemente te atrape y te haga evadirte de todo mientras te imaginas a ti mismo bailando claqué por las colinas de Hollywood. Cosa que La La Land consigue gracias a la maestría de Chazelle para mover la cámara, que baila al son de los pasos de los bailarines, ya sea en una abarrotada autopista de Los Ángeles como en un tranquilo muelle a la luz violeta del atardecer.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here