¿Será la última película de Resident Evil?

Pues ya está aquí, ya ha llegado el esperado capítulo final de la saga de la mano de Paul W. S. Anderson y que comenzó Milla Jovovich, Resident Evil.

Siempre lo digo, que no me gustan las películas de zombies porque me cuesta entrar en esa realidad, me cuesta conectar con lo que se está contando, aunque sea muy real y la única ficción sea que la humanidad se ha convertido en un ejército de zombies. No es el caso, porque en el capítulo final de la saga de Resident Evil la realidad que se narra es muy ficcional, esto es: un virus ha infectado la faz de la tierra y muy pocos están consiguiendo sobrevivir como aquello que, ahora, se conoce como humanos. Aparentemente un mundo devastado, solitario, angustioso y horroroso en el que Alice (Milla Jovovich) tendrá que volver a atarse los machos y sacar fuerza del inframundo para poder destruir a su gran enemigo el Dr. Isaacs, aquel socio de su difunto padre en Umbrella Company.

Resultado de imagen de resident evil el capitulo final

Claro, para aquellos que seáis fanáticos de la saga Resident Evil o de los videojuegos, os debe de chiflar todo lo que tenga relación con una matanza de zombies. No es mi caso, pero en cuanto a la película, puedo decir que me gustó bastante y sobre todo, me sorprendió. La primera parte os resultará algo lenta, puesto que se hace una especie de resumen de las anteriores que, en mi caso, facilitó que comprendiese a la perfección esta última entrega. De no haber sido así, quizá no me hubiera enterado de nada. Es un punto a favor del guionista, porque se ha ganado a este tipo de público que, como yo, no habíamos podido disfrutar de entregas anteriores.

Sin embargo, la segunda parte de la película me parece tremenda. Contrasta con la primera porque no hay tanta acción, pese a que muestra la resolución de todo el problema del Virus T. En la mitad del largometraje entra en juego la reflexión de todos los personajes y con ella, la nostalgia, el recuerdo e incluso la melancolía. Sí, hablo de Resident Evil, aunque a muchos os pueda sorprender.

Se plantean preguntas existencialistas del tipo “¿Quién soy?”, “¿Soy real o un mero clon?”. Al final, el sabor que me queda de todo eso es que todos y cada uno de nosotros nos componemos de recuerdos, de aquellas imágenes que guarda bajo llave nuestra mente para hacernos un futuro más fácil y llevadero en este mundo devastado por otros motivos que no son una infección zombie. Pero oye, todos alerta, que nunca se sabe.

Eso sí y tengo que decirlo, este capítulo final de Resident Evil (no sé los anteriores, pero por el tono de este me imagino que así será también) es una historia de mujeres y eso me parece, sin duda, lo más acertado de la película. Hay heroínas, no solo Alice, sino que quienes llevan la batuta en el grupo de “humanos” contra los zombies, son Alice y Claire (Ali Larter), su amiga, y juntas, con la ayuda de Doc (Eoin Macken) y otros personajes (la aparición estelar de Ruby Rose todavía me desconcierta, puesto que su rol era similar a una Tomb Raider del siglo XXI), intentarán salvar el mundo. Ellas son quienes toman las decisiones y quienes actúan en consecuencia. Pero ojo, para eso Alice se enfrentará, probablemente, a la decisión más dura de toda su vida.

En definitiva, es una película entretenida con ciertos toques de humor pese a todo lo que se cuenta que es un drama absoluto. Acción, amor, ficción, matanza, reflexión y un mensaje muy claro: sé siempre tú mismo.

Director: Paul W.S. Anderson.
Reparto: Milla Jovovich, Li Bingbing, Ali Larter, Iain Glen, Shawn Roberts, Ruby Rose, Eoin Macken, William Levy, etc.

¿Qué más le puedes pedir a una película? ¡Disfrútala!

no apta para perrunos

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here