La teoría del champiñón en Nave 73

Dos mujeres en la treintena. Una, soltera desde hace diez años. Otra, recientemente abandonada por su novio. La primera decide acoger a su amiga en su casa y ayudarla a pasar el trance. Dos mujeres despotricando contra los hombres mientras comen helado. Sin novedad en el frente. Parece que desde que se estrenó El diario de Bridget Jones hace ya 16 años, todavía no se ha agotado el estereotipo de solterona desvalida a la que los hombres dan la patada constantemente. Así que nos encontramos ante dos mujeres representando todo el catálogo de tópicos femeninos: el miedo a la soledad, el apremiante reloj biológico, la envidia. Y el helado. Siempre el helado. Y todo ello revestido de una falsa sensación de liberación de la mujer gracias a unos diálogos cargados de contenido sexual. Mujeres abandonadas, que tienen vibradores y comen helado.  Qué modernas.

El problema radica en que no se percibe como una crítica, o como una hipérbole de la personalidad femenina: se percibe como la realidad. La sociedad ve perfectamente representada a la mujer en los personajes de Marilia y Marta, e incluso puede que el espectador recuerde alguna situación parecida en su entorno. Esto puede levantar ampollas entre los más exigentes. Pero de eso, desde luego, no tiene culpa la obra, una obra que no busca enseñar. Su única pretensión es divertir. Y eso, desde luego, lo consigue. El público no paró de reír. Hay todo tipo de teatro, y la comedia ligera parece contar con el total beneplácito de la audiencia. Aun así, se echa en falta una vuelta de tuerca, un argumento menos manido, sin tener que renunciar por ello al humor.

 teoría del champiñón

Las actrices Anita del Rey y Sara Gómez llevan sus personajes al extremo, recordando en ocasiones a una mezcla entre Sexo en Nueva York y Pedro Almodóvar. Consiguen explotar lo mejor de un libreto que no está muy cuidado, pero es efectivo en su misión de entretener.

Hay que saber a qué se expone uno en esta función. Puede parecer desternillante, como daba la impresión a la mayor parte de la audiencia, o levantar polvareda entre aquellos que rasquen un poco en la superficie. Una comedia que encantará a unos y espantará a otros, que tiene la suerte de contar con el carisma y desparpajo de sus intérpretes para mandar al espectador a casa contento y despreocupado.

Dirección: Paco Anaya.
Reparto: Sara Gómez y Anita del Rey.
Fechas y horarios: Viernes 3, 10, 17, 24 y 31 de marzo a las 22:30h
Teatro: Nave 73

[Teatro] La teoría del champiñón: humor fácil pero efectivo
GUION3
INTERPRETACIÓN6
MONTAJE5
  • Lo mejor
  • Hará reír a algunos
Lo peor
  • Un texto lleno de tópicos
4.7Nota Final

Una Respuesta

  1. Virginia Jiménez

    “No se percibe como una crítica, o como una hipérbole de la personalidad femenina: se percibe como la realidad. La sociedad ve perfectamente representada a la mujer en los personajes de Marilia y Marta” ¿Y esto no te parece penoso, triste, patético? ¿Que en el 2017 las mujeres tengamos que seguir aguantando esta basura? ¿Que haya una obra de teatro con dos papeles protagonistas femeninos, que desgraciadamente suelen brillar por su ausencia, y sea para contar los tópicos repugnantes y degradantes de hace 100 años? Si esto es todo lo que se le ocurre a un autor de teatro a estas alturas de la vida con la cantidad de cosas interesantes que se pueden contar sobre las mujeres, y sí, desde el humor y la risa también ¡qué pena!.

    Responder

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies