BannerAtlantica BannerHeroes
BannerAtlantica BannerHeroes
BannerAtlantica BannerHeroes
BannerAtlantica BannerHeroes

Razones para ver El otro lado de la esperanza

¡Empecemos!

1. Cómo enseñar la realidad sin pretensiones

El otro lado de la esperanza cuenta la historia de Khaled, un refugiado sirio que llega a Finlandia y cuya vida se cruzará con la de Wikhström, un hombre que le ayudará en su intento de establecerse en el país. Se trata el tema de los refugiados, pero no de la manera que esperamos ni estamos acostumbrados. Esta película no pretende culpar ni enseñar, pero consigue abrirnos los ojos. Nos muestra unos personajes muy distintos entre sí y con el público, pero consigue moldearlos y presentarlos de manera que seamos capaces de ver lo que tenemos en común, y no lo que nos diferencia. La empatía que se siente es brutal, y sin necesidad de recurrir al dramatismo o a situaciones límite. Es una historia verdadera, tanto por la realidad que contiene como por la forma tan mundana de contar esa realidad. Lo que creíamos algo ajeno a nuestra vida cotidiana se choca de bruces con nosotros, en un intento de hacernos espabilar. Y aunque lo que vemos es la cruda realidad, Kaurismäki sabe restarle crudeza y darle un toque naïf, sin llegar al sentimentalismo gratuito.

2. Convierte lo trágico en cómico

Al igual que no hay mejor método que enseñar a los niños mediante el juego, el cine es una poderosa herramienta para instruir desde la diversión. El otro lado de la esperanza, sin proponérselo, va más allá de su papel de comedia, para colmo ingeniosa, y transmite mensajes que quedarán con el espectador al salir del cine. La situación de los refugiados en Europa o el auge de la extrema derecha son temas reflejados en la cinta, sin perder por ello un ápice de comicidad. A esa comicidad aportan mucho los personajes secundarios, cuyas escenas están claramente inspiradas por maestros de la comedia como los Hermanos Marx o Buster Keaton.

Al otro lado

3. Es la última película del director

El otro lado de la esperanza es la segunda entrega de una frustrada trilogía comenzada en 2011 con El Havre, frustrada porque el director Aki Kaurismäki declaró en la pasada edición de la Berlinale que se retiraba del cine. Una mala noticia para los que nos sorprendimos con El Havre y confirmamos nuestras mejores sospechas con El otro lado de la esperanza. Eso si, Kaurismäki se despide por la puerta grande.

4. Cine europeo para todos los públicos

Que las preferencias del público suelen estar mas orientadas a títulos americanos o nombres de grandes estrellas no es un secreto. Por eso son necesarias películas como esta que nos recuerdan el talento que hay en el cine europeo, y también que el reparto no lo es todo. Al igual que ocurrió con Intocable, El otro lado de la esperanza sorprende y engancha por su sencillez, demostrando que una historia cotidiana bien realizada conquista al público más que todos los efectos especiales.

5. Crea conciencia

La película hará reflexionar a muchos sobre el tema de la inmigración, en un momento histórico en que hay tanta agitación social respecto a este tema. Con películas así no hace falta un crudo documental para crear conciencia: estos personajes y esta historia van a quedarse pegados al espectador, y quizá toque hacer examen de conciencia. Ese es el gran logro de esta película, y solo por eso, merece la pena darle una oportunidad.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here