BannerAtlantica BannerHeroes
BannerAtlantica BannerHeroes
BannerAtlantica BannerHeroes
BannerAtlantica BannerHeroes

La pérdida de la inocencia

Oliver es un director de cine afincado en Los Ángeles. Un día cree reconocer a su hermanastra pequeña en un vídeo muy explícito subido a la red. Decide volver a España para buscar respuestas y esta búsqueda se convierte en algo obsesivo y perturbador, que no va a parar hasta encontrar lo que ha venido a buscar.

La película que propone el director Pedro Aguilera nos deja una sensación agridulce cuando termina. Por un lado habla de la pérdida de la inocencia. De ese momento en el que la realidad se hace patente y ya no hay vuelta atrás. La vida ya no volverá a ser la misma.

Y por otro lado, habla de la perversión. De eso que es extraño y que está prohibido. Pero que aún así no podemos dejar de hacer o buscar. De cómo es la sociedad la que decide si algo está bien o no, si un comportamiento es perverso o no. Y de cómo muchas veces esas verdades que duelen o asustan se ocultan para evitar ser juzgados.

Otro aspecto que nos deja tocados es ver cómo algo que en principio forma parte de los instintos más básicos puede ser incómodo e incluso desagradable. Es interesante reflexionar sobre esto a medida que lo va haciendo la película, para llegar a la conclusión de que es una incongruencia más de nuestra especie humana.

Oscura e inquietante

El ambiente en el que se desarrolla la película la mayor parte de las veces es oscuro y agobiante. La fotografía está perfectamente cuidada y estudiada. Con un uso magistral de las luces, las sombras y los primeros planos. Son frecuentes los largos silencios. Pasan minutos sin diálogo, porque no son necesarios, porque las imágenes se sobran y se bastan para describirnos lo que está pasando.

Por su parte, los actores hacen su papel más que convincente. Por un lado Ivana Baquero muestra una Aurora dulce, inocente en algunos aspectos pero apasionada. Algunas veces recuerda de manera excesiva a Lolita, pero no resulta fuera de lugar, sino todo lo contrario. Y por su parte, Julio Perillán en la piel de Oliver, es oscuro y misterioso, lo que lo convierte en alguien atractivo y con imán. El propio director lo explica: «Oliver es un hombre decidido a crear sus propias normas y sus propias leyes».

Es cierto, que algunos de los personajes secundarios no están a la altura. No acompañan en la profundidad ni en el buen hacer de los protagonistas principales. Cuando aparecen da la sensación de que están fuera de lugar, que no terminan de encajar.

De lo que no hay duda es de que la película deja huella. Consigue que reflexionemos y nos planteemos muchas de las normas establecidas en nuestra vida. Nos hace ponernos en el lugar de una persona que en principio puede causarnos cierto rechazo, pero con el que se puede llegar a empatizar cuando entendemos los motivos que le mueven. Y que quizá lo que nos resulta tan incómodo o desagradable sea precisamente su libertad.

Director: Pedro Aguilera.

Género: Drama.

Reparto: Ivana Baquero, Julio Perillán, Lucía Guerrero.

Estreno: 12 de Mayo de 2017.

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here