Tras su estreno hace ya casi un año en el prestigioso Festival de Cannes y su posterior paso por múltiples festivales de cine alrededor del mundo, entre los cuales se pudo contar al SEFF (Festival de Cine Europeo de Sevilla que, desde 2012, cuando se hiciese cargo de la dirección José Luis Cienfuegos y gracias a su magnífica gestión, continúa creciendo y convirtiéndose en uno de los referentes cinematográficos del panorama nacional), llega finalmente a las salas de cine españolas la última propuesta de uno de los directores europeos más relevantes de los últimos años, Olivier Assayas. Para Personal Shopper, Assayas vuelve a contar con la estrella norteamericana Kristen Stewart, cada vez más alejada de la fama y el cine mediático que un día la dio a conocer en sagas juveniles como Crepúsculo o la adaptación a imagen real de Blancanieves; tras hacerlo por primera vez en su anterior película, Viaje a Sils Maria, donde Stewart acompañaba en el protagonismo de la cinta a toda una veterana como Juliette Binoche, robando cada escena en que compartían plano, acaparando todos los elogios de la crítica y llegando incluso a hacerse con el premio César a la Mejor Actriz Secundaria, siendo la primera actriz estadounidense en conseguirlo.

La película narra el día a día de Maureen, una joven que trabaja como personal shopper para algunas celebridades y que se ve abrumada y ansiosa por recibir algún tipo de señal por parte de su hermano gemelo, fallecido hace unos meses. El conflicto llega en cuanto comienza a recibir mensajes de móvil por parte de un número desconocido. A partir de aquí, Maureen se verá ante la duda de seguir las directrices de ese desconocido que no para de mensajearla y parece conocerla bastante bien, rompiendo alguna que otra regla que parecía sostener moralmente a la protagonista o desistir y pasar página frente a la muerte de su hermano, continuando con su monótona vida.

Personal Shopper

Es curioso cómo por segunda vez Assayas le regala a Stewart el personaje de una asistenta personal, algo que ya hiciera en Viaje a Sils Maria. Si en aquella ocasión lo hacía metiéndola de lleno en el mundo del cine y más concretamente de los actores, en esta lo hace llevándola al mundo de la moda. Aquí además la despoja de cualquier apoyo en escena, dándole todo el protagonismo de la película, hasta un punto en el que el propio director llegó a reconocer durante varias entrevistas que la dirección interna de la cinta le pertenece a la actriz estadounidense. Unas declaraciones que, tras visionar la película, se entienden a la perfección, ya que es Kristen Stewart la que marca el ritmo impuesto por Assayas en cada una de las secuencias sorprendentemente largas, donde la actriz ejerce su total libertad para sacar todo el abanico de tics, pausas y miradas propias de su repertorio interpretativo que a algunos tanto parece molestar.

En cuanto al género, Assayas se permite esta vez esconder el drama bajo una aparente historia de terror psicológico, pero manteniendo un tono tremendamente realista durante la película, buscando mucho más la angustia y el desconcierto en su protagonista que el susto fácil o las fantasías visuales tan propias de este género. Un factor que ayuda mucho a esta representación es la sensación de actualidad y contemporaneidad que da al relato el uso del móvil y los mensajes de texto como base para infundir la duda en el espectador. Todo sustentado por un mundo tan superficial y elegante visualmente en el cine como suele ser el de la moda.

Resulta interesante que en el pasado festival de Cannes se dieran cita dos películas de fuertes vínculos con el mundo de la moda pero a la vez tan dispares en sus propuestas como la citada Personal Shopper de Assayas, y The Neon Demon de Nicolas Winding Refn, siendo la primera más pausada, introspectiva y hasta podríamos decir que propia del cine de autor característico de este tipo de festivales; frente a la segunda, mucho más gore, despreocupada, visual y superficial en su puesta en escena. Pues bien, pese a que ambas fueran abucheadas en sus respectivos pases de prensa durante el festival, Olivier Assayas se hizo con la Palma de Oro a la Mejor Dirección y Winding Refn recibió todo tipo de halagos en su paso por festivales mucho más propios del género como Sitges.

Personal Shopper

Por tanto, Personal Shopper es una de las cintas más maduras, diferentes e inesperadas del director francés, reconocido defensor del cambio constante y la experimentación en los temas de sus películas. Como él mismo dice: «podría hacer la misma película varias veces, pero resulta mucho más interesante experimentar y jugar con nuevos géneros». Es de elogiar la pausa y la calma con que Assayas cuenta la historia, sin precipitar ninguna de las escenas y permitiendo que sea Kristen Stewart la que marque los tiempos en aquellos momentos en que la cinta necesita avanzar. Porque sí, la gran artífice de que esta película no termine en desastre es Kristen Stewart.

Tras llevarse años siendo la cara bonita del Hollywood juvenil y comercial, ese que llena las redes sociales de comentarios y las paredes de adolescentes de póster, es brutal ver cómo con tan solo dos o tres decisiones bien tomadas, Stewart ha pasado de ser el hazmerreír de la crítica a ser una de las actrices más alabadas dentro del panorama independiente y de festivales de cine. Se acumulan ya en su filmografía películas tan dispares entre sí como Hacia Rutas Salvajes, Adventureland, The Runaways, En la carretera, Camp X-Ray, Siempre Alice, Equals, Certain Women, Café Society o Billy Linn. Pocos actores pueden presumir a sus 27 años de haber trabajado en más de cuarenta películas y con directores de la talla de Ang Lee o Woody Allen. Mientras, otras estrellas juveniles de su misma generación seguirán siendo estrellas más por lo que dicen que por lo que hacen. Va por ti, Emma Watson. Queda demostrado una vez más que la diferencia en una carrera la marcan las decisiones.

En definitiva, Personal Shopper se ha ganado a pulso ser una de las propuestas más interesantes del pasado año dentro del cine de autor, además de volver a demostrar el talento de una de las actrices con más fans entre la juventud y la maestría de uno de los nuevos valuartes del cine francés. Ahora que por fin llega a España, ¡no os la perdáis!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here