Una vez más, el teatro sirve como arma educativa que llega de manera directa a la sensibilidad del espectador, a través de un mundo de fantasía trasladado a la realidad. Dinámica, ágil, creativa y divertida. Así definiría en cuatro palabra Carlota, odisea en el espacio, la segunda parte de la saga teatral Las aventuras de Carlota, coproducida por Acciones Imaginarias y Surca teatro.

Carlota (Eva Egido), una niña curiosa y soñadora, está estudiando en su cuarto cuando de repente aparece Perifetes (Alberto Sánchez), un ser de otro planeta que necesita a Carlota para una importante misión: volver a recuperar la felicidad de su planeta Hefesto. Ambos, con la importancia de la amistad y la necesidad del uno y el otro, recorren la galaxia Radamantis, donde se enfrentan a numerosas aventuras que van construyendo un mensaje en la conciencia de los niños. La importancia de la solidaridad y del respeto hacia el otro forman los cimientos de esta entretenida obra, tratada desde la igualdad, sin sexismos ni diferencias entre los personajes.

Carlota

El texto, la voz y la corporalidad de los actores nos evaden a un mundo de fantasía y magia, donde los niños son invitados a soñar. El escenario se convierte en un terreno común para todos en el que los personajes interactúan con el público, formando así parte de la aventura. En el despegue de cada viaje y en la llegada a cada planeta, los niños participan con Perifetes y Carlota a través de ingeniosos gestos coreográficos donde todos acaban alzando el culo (o culete) de la butaca para introducirse de pleno en la obra.

La música en directo y la iluminación provocan todo un espectáculo para los niños. Carlota y Hefesto cantan varias canciones sin abandonar el objetivo educativo de la obra. ¿Qué echaríamos de menos si no volviéramos a la Tierra? Ese es uno de los temas que interpretan, donde Carlota habla de cosas tan simples como los globos de agua, hacer cabañas, mojarse en la lluvia o los cumpleaños con los amigos. Te invitan a valorar, seas o no un niño, las cosas insignificantes que suceden en la vida y que tienen más peso de lo que consideramos.

Cada cuenta atrás antes de despegar supone el inicio de una nueva aventura, dejando atrás pensamientos positivos que construyen la conciencia del ser humano. La obra consolida de manera entretenida valores sociales y personales importantes para el crecimiento moral de uno mismo, que tejen el mensaje final de la historia. No sabemos cuáles serán las próximas aventuras de Carlota, pero hasta entonces, os invito a divertiros por el espacio con estos entrañables personajes. Si queréis hacer un viaje en familia, esta es la oportunidad perfecta. Llegar a la felicidad nunca ha sido tan divertido. Carlota, ¡a cenar!

Los niños bailando con los personajes de la obra

Todos los domingos a las 12:00 en los Teatros Luchana.

Dramaturgia: Eva Egido Leiva
Dirección: Eva Egido Leiva / Rubén Vejabalbán
Reparto: Eva Egido Leiva / Olga Goded / Alberto Sánchez / Rubén Vejabalbán
Escenografía: Almudena Vello
Música, vídeo e Iluminación: Rubén Vejabalbán
Vestuario: Liza Bassi
Producción: Acciones Imaginarias y Surca Teatro

[Teatro] Carlota, odisea en el espacio: Viajando a la felicidad
Texto9
Reparto9
Puesta en escena9
9Nota Final

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies