Son pocas las películas que me han hecho querer dejar de mirar la pantalla pero no poder dejar de hacerlo al tiempo que me siento impotente mientras lo hago. La mujer del animal lo consigue. La violencia de género es una enfermedad que asola al mundo entero y en esta película vemos un poco de cómo es en los países emergentes, en Colombia en concreto. Y es duro. Descorazonador.

La película nos cuenta la historia real de Amparo, una chica rebelde que huye del internado de monjas en el que estaba y, por no volver con su abusivo padre, decide esconderse en casa de su hermana. El problema viene cuando el primo del marido de su hermana se encapricha de ella, raptándola, violándola y haciéndola su esposa. El resto de la comunidad le teme tanto como ella, por lo que no interfieren. Forzada a convertirse en su mujer, tiene una hija con él y es entonces cuando tiene que decidir si va a seguir así o a luchar por ella.

lamujerdelanimal-marido

Si bien es cierto que Libardo es una bestia que solo sabe decir palabrotas y al que no se le entiende al hablar, lo cierto es que Amparo tiene mil oportunidades para huir y también para acabar con él y no lo hace, simplemente se queda a su lado, incluso le ayuda en ciertas ocasiones. Por una parte, se entiende ese miedo terrible que le tiene ella en particular y toda la comunidad en general, pero por otra son muchísimos años a su lado sin intentar nada a pesar de que las vejaciones son continuas. No estamos hablando de una chica poco instruida o tonta porque sabemos que se ha escapado de un internado, como mucho peca de inocente pero aún así no tiene sentido que siga con él hasta el final.

la mujer del animal

Como tampoco tiene sentido que, después de violar y embarazar a tantas mujeres, tarden tantísimo en ir a por él, ni que la hermana de la protagonista no la ayude cuando la secuestra en un primer momento ni tampoco después. Ella está sola a su merced todo el rato, porque la familia de él le apoya por muchas cosas malas que haga, es un sinsentido.

La película se hace larga porque llega un punto en el que no tiene sentido seguir contando esa historia tan agridulce en la que la protagonista es miserable todo el tiempo y el patán se sale constantemente con la suya. Doloroso de ver pero si la situación en Medellín es realmente así, también es muy necesario.

Director: Victor Gaviria.

Reparto: Natalia Polo, Tito Alexander Gomez, Jesus Vasquez…

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here