BannerAtlantica BannerHeroes
BannerAtlantica BannerHeroes
BannerAtlantica BannerHeroes
BannerAtlantica BannerHeroes

Hablamos con Maha Haj, directora de Asuntos de familia

Asuntos de familia se dispone a asaltar las salas españolas este verano de 2017, y hemos tenido la increíble oportunidad de poder entrevistar a la directora del filme: Maha Haj.

Moobys: Bueno, para empezar, ¿qué te inspiró para convertirte en directora de cine?

Maha Haj: Creo que mi amor por el cine, las películas y mi pasión por escribir; que me motivaron para empezar a escribir guiones, aunque eran para mí, no los compartía con nadie. Luego cuando empecé a trabajar en sets de películas como directora de arte, y fue así cómo empecé a tomar conciencia de lo que era trabajar con directores, cinematógrafos, actores, formar parte de un equipo; y así fue cómo empezó a gustarme tanto el cine.

Obviamente, fue algo gradual, no nací queriendo ser directora de cine, sino que fue algo que fue evolucionando.

Maha Haj
Maha Haj, puede que el futuro del cine palestino

M: Bueno, he de decir que estoy bastante emocionado ahora mismo, pues yo también quiero ser director de cine. ¿Es difícil llegar a completar una película hoy en día, lograr que tu guion sea vendido?

M.H: Sí, es algo muy difícil. No quiero desmotivarte, pero es la verdad. (Risas) Porque no puedes pensar en ello como una carrera, no puedes construir tu futuro sobre esos primeros pasos. Solo cuando eres famoso y tienes algún tipo de reputación y puedes vender tus películas. Pero al principio te recomiendo tener un trabajo extra, e ir construyéndolo gradualmente. Todavía eres muy joven, puedes combinar esto con lo otro sin problema.

Pero lo más difícil sin duda es conseguir que tu película se financie, tener un buen productor que crea en tu filme de vedad. Y sobre todo lograr recaudar todo ese dinero e invertirlo, algo que hoy en día es muy complicado.

M: ¿Considera, entonces, que vender ahora una película es más difícil que hace 10 años, por ejemplo?

M.H: Sí, sin duda. Hay más gente que quiere hacer películas, hay más competitividad. Hay también un mayor interés en películas mainstream de Hollywood, por desgracia, y películas como la mía tienen una menor consideración por parte del público; Hollywood está controlando el mundo. No solo controla eso, sino que también el modo en el que la gente de todo el mundo debe consumir el cine y el arte. Entrenan a la audiencia a ser vagos, a no digerir la película como es debido.

M: Sí, solo se hacen películas de consumo rápido, de acción…

M.H: Exacto, pues ver fácilmente una película de 90 minutos y al terminarla olvidarte completamente de qué trataba. Los espectadores también están ahora muy acostumbrados a ser “alimentados”, como con una cuchara: “No sientas, no te preocupes; nosotros pensamos por ti, no hay nada por lo que sentir.” Y cuando hacen lo mismo 15 veces al año, películas como la mía, sofisticadas, profundas, es un tanto chocante para ellos, no saben cómo tragar la película, y no la disfrutan. De hecho, muchas personas me decían después de la película por qué era tan lenta…

M: Sí, no están acostumbrados a esta clase de películas. Puede ser un tanto irritante, ¿no?

M.H: Sí, o dicen “¿por qué no hablan?”

M: Sí, como he dicho antes de la entrevista, es el silencio y la manera en la que la escena está construida los que te enseñan la relación entre los personajes. Simplemente tienes que mirar lo que está pasando y analizarlo.

M.H: Exacto, porque, como espectador, en este tipo de películas te conviertes en parte de la misma, sigues los diferentes pasos que el director te ha marcado para poder analizar, sentir la experiencia. No es simplemente una película, en cierto modo, es también algo que pertenece al público.

M: Y, hablando ya sobre Asuntos de Familia, ¿tuviste algún tipo de influencia o inspiración de otros directores a la hora de construirla?

M.H: Bueno, no directamente, pero puedo decir que el tipo de cine que me apasiona es el minimalista. Me gusta el cine de Irán, el japonés el turco, el sueco, incluso. Estos son la clase de directores que me gusta ver, pero no puedo decir que haya tenido una directa influencia por parte de ellos.

M: Y, ¿qué clase de mensaje te gustaría que el público captase? ¿O el mensaje de la película en conjunto?

M.H: Sobre todo me gustaría que se viese que quería contar la historia no de una nación ni de un colectivo, sino de individuos que tienen deseos y necesidades; tienen amor, odio, depresión… Es muy personal pero a la vez universal. Otro mensaje sería uno para mi propia nación, un mensaje de siempre elegir vida. Creo que los palestinos son una nación fuerte, tienen una fuerza increíble, y esa fuerza muchas veces vienen cuando eligen precisamente la vida. Cuando eligen hacer una broma, somos una nación muy graciosa, con un humor muy sofisticado y lleno de sarcasmo, un punto de vista muy sarcástico de la vida frente a todo. Ese era básicamente el mensaje de Asuntos de Familia.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here