BannerAtlantica BannerHeroes
BannerAtlantica BannerHeroes
BannerAtlantica BannerHeroes
BannerAtlantica BannerHeroes

Apenas 2 años después del nacimiento de Marvel’s Daredevil, ya han pasado delante de nuestras pantallas 3 series más de los héroes urbanos de Nueva York y ahora llega la serie que los aglutina a todos: The Defenders. Con la primera serie, Netflix dio en el clavo con una serie sobria y madura del vigilante ciego que encandiló a público y crítica. Después ha ido a avanzando con resultados más o menos irregulares para traernos lo que se nos prometió como el equivalente televisivo a Los Vengadores de la gran pantalla. Netflix ha hecho un gran esfuerzo para mostrar historias de superhéroes cercanos, sin necesidad de caer en grandes efectos coloridos, capas o nombres en clave, por lo que ¿cómo llevará el paso a la pantalla de un supergrupo?

Antes de nada es importante que nos quitemos esa asunción de Defenders pueda llegar a ser como Los Vengadores. Ni el estilo ni el alcance es comparable. Defenders, al igual que todo el microcosmos de Marvel-Netflix, es una serie puramente urbana, centrada en las desventuras de unos héroes intentando defender Nueva York de las amenazas que acechan en sus barrios. En este caso la amenaza puede ser global, pero es necesario hacerla local. Dicho esto, el primer problema que tiene que superar la serie es conseguir juntar a personajes tan diferentes y tan activamente individuales. Ninguno es jugador de equipo, pero durante los cuatro primeros episodios de la serie veremos como se van tendiendo puentes entre ellos, sobre todo a medida que van siendo conscientes del nivel de la amenaza que se cierne sobre la ciudad.

Cartel Vertical Defenders
Póster Oficial de The Defenders

Amenaza que parece tan vaga y que huele a decepción tanto como la que fue en la 2º temporada de Darevevil o en Iron Fist. La trama continúa directamente desde Iron Fist y aprovecha los cebos colocados en la T2 de Daredevil. La Mano tiene planes para Nueva York, relacionados con Ku’n Lun y con la intervención del Cielo Negro. Como se puede suponer, Defenders no es una serie para ver por separado. Haciendo un poco de recapitulación, mientras La Mano va cociendo su plan a fuego lento, Matt Murddock ha colgado sus bastones para abrazar su labor de abogado defensor. Luke Cage ha pasado una temporada en la cárcel para descubrir al volver a Harlem que para su incomodidad, se ha convertido en su famoso protector. Jessica Jones continúa intentando saber cuál es su lugar, al fin libre de la influencia de Killgrave. Danny Rand, acompañado de Collen Wing, sigue persiguiendo a la malvada sociedad fuera de la ciudad, descubriendo nuevas pistas.

¿Pero el peligro estará a la altura? En Iron Fist llegamos a descubrir que la señora Wong no era sino una representantes de la auténtica mano que mueve los hilos en La Mano (lol), el misterioso personaje interpretado por Sigourney Weaver. ¡Sigourney Weaver! Todo un icono del cine que esta vez interpreta a la mente maestra detrás de todo. Hasta donde he podido ver en los cuatro primeros capítulos, no deja de ser otro «conspirador de despacho» como casi todos los villanos de Marvel-Netflix. Tiene recursos, vive lujosamente y le gusta dar discursos con mucha forma pero poco fondo. Espero que equivoque y este no sea otro villano olvidable más.

Además de los villanos cortados con el mismo patrón, Defenders continúa con el mismo estilo que sus predecesoras. Si, cada una ha tenido un estilo propio pero cuando comienzas a ver Defenders parece que estás viendo cuatro series diferentes montadas en un único capítulo. Esto me parece un gran acierto, ya que, especialmente en los primeros capítulos, hasta que las tramas se van enredando, cada trama tiene su propio estilo visual, hasta diferentes paletas de colores.

Marvel’s The Defenders, ni ruido ni nueces

Pero también Defenders sigue con los mismos lastres que las serie en las que se basa. Netflix se ha ido deshinflando con sus producciones de superheroes. Daredevil ha estado a la altura ofreciendo un buen equilibro tramas de juzgados, misticismo y grandes dosis de acción, salpicado hasta con cierto humor. Jessica Jones no me gustó al principio pero viéndola en perspectiva ha sido mejor que la mayoría de sus series hermanas. Luke Cage tenía flow y estilo pero resultaba una gran decepción en el arco final. Iron Fist fue directamente un despropósito a muchos niveles que dejó con la sensación de Netflix sólo la produjo porque ya se había comprometido a hacerlo. En casi todas las series se nota que han tenido que estirar las tramas para llegar a los 12 capítulos ofreciendo historias irrelevantes o usando un ritmo muy lento. Defenders sigue heredando el ritmo pausado de las series individuales, lo cual resulta preocupante ya que esta vez nos encontramos con una serie de sólo 8 capítulos.

Defenders - Sigourney Weaver
Marvel’s The Defenders – Sigourney Weaver

Y más alarmante cuando ves que el final del 4º episodio es realmente el final de la introducción de los Defensores.

Para terminar con lo negativo, parece que Netflix está usando al mismo director de acción en Defenders que en Iron Fist, ofreciendo unas escenas de acción sorprendentemente malas, mal coreografiadas y con aspecto de baratillo. Hasta Sigourney Weaver parece que no ha hecho ni el intento de prepararse sus escenas o quizás es que estamos tan acostumbrados a verla en otros registros ya que verla sujetando una espada nos resulta ridículo.

Pero Defenders gustará.

Para muchos, el simple hecho de hacer una serie agrupando a cuatro superhéroes será suficiente.

Yo veré los 4 episodios que me faltan, pero inquieto al pensar que Marvel-Netflix se está conformando con muy poco.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here