Cuphead, difícil pero superable

Hoy en Moobys toca hablar un poco de videojuegos (OH SÍ), más concretamente del maravilloso juego Cuphead.

Se trata de un juego independiente desarrollado por StudioMDHR, para XBox One y PC (lo tenéis en Steam). El juego es una mezcla de Shoot ‘em up, del estilo Run ‘n Gun, y Boss Battle. Básicamente, a lo largo del juego controlas a Cuphead, que tiene que recolectar almas para el diablo, para evitar que este se lleve la suya y la de Mugman, tras haber perdido una apuesta. Las almas que debes recolectar son de criaturas a las que debes enfrentarte en diversas zonas del mapa.

Casi todo es pelea contra jefes, de extrema dificultad, y algunas fases de plataformas 2D de desplazamiento lateral. Aún poniendo la dificultad en normal, es bastante complicado enfrentarse a los jefes o superar las plataformas, ya que en estas los enemigos no dejan de aparecer y hay bastantes obstáculos por el camino. El juego se basa en la persistencia de su jugador. Cuando te enfrentas diez veces al mismo boss, ya sabes cómo se mueve, qué te lanza, en qué se convierte y cuándo y, por tanto, cómo es mejor enfrentarse a él sin perder alguna de las preciadas y escasas vidas que nos otorgan para la pelea.

Se puede jugar con teclado o con mando, cosa que, al menos en mi caso, es de agradecer, por la facilidad de saltar y disparar y ser más ágil pulsando los comandos. Está bien que se permitan ambas opciones.

cuphead

El juego es difícil, pero superable, lo único que pasa es que hay que echarle horas, hacerte al modo de batalla de cada jefe y recordar, cosa que se acaba haciendo intuitiva y automáticamente, dónde te salen los enemigos en los niveles de plataformas para anticiparte a ellos. Ah, y tener paciencia.

El estilo gráfico del juego es una absoluta esquisitez, sus gráficos son como las animaciones clásicas de los años 30, música jazz incluida, y te absorben en un mundo de color, nostalgia y fantasía. Un mundo para el que tuvieron que dedicar mucho tiempo de trabajo, realizando un gran número de ilustraciones dibujadas a mano. El esfuerzo es notable, han logrado crear un juego único y verdaderamente desafiante.

Cuando te enfrentas a un boss y te matan, porque lo normal es que te maten, ves una especie de línea de meta y dónde te has quedado respecto al final. La línea está dividida en varias partes, que corresponden a las transformaciones, respecto al ataque, que hace el jefe durante la batalla, y puedes ver una miniatura de Cuphead, situado en una parte de la línea, donde has muerto. Así te animas un poco al ver que estás cerca de la meta y que te falta poco para conseguirlo o, por el contrario, te desanimas viendo lo rápido que has caído y todo el tiempo que parecía que llevabas peleando, que al final se ve que no era tanto.

cuphead

En resumen, ¿es recomendable jugar a Cuphead? Sí, si te gustan los juegos desafiantes, que suponen un verdadero reto pero que no se hacen pesados gracias a la jugabilidad, estilo gráfico y todo lo que implica la parte técnica y artística del juego. Vicia, mucho, y es difícil parar de jugar. Además, el sentimiento de satisfacción que obtienes al vencer cada nivel, más complicado de conseguir a medida que avanza el juego, es indescriptible. Te sientes totalmente realizado, mejor que correr una maratón.

Hay zonas bloqueadas que solo se abren si te pasas otras primero, así que te empeñarás en hacerlas, aunque las tengas que repetir 20 veces, para seguir abriendo zonas del mapa y así una y otra vez. Todo ello, eso sí, acompañado de esa bellísima banda sonora que está en todo momento armonizando cada paso del juego.

Deja un comentario