BannerAtlantica BannerHeroes
BannerAtlantica BannerHeroes
BannerAtlantica BannerHeroes
BannerAtlantica BannerHeroes

Corazón Puro y la importancia de encontrarse a uno mismo

Corazón Puro es una película italiana, dirigida por Roberto de Paolis, y protagonizada por Selene Caramazza y Simone Liberati, que se ponen en la piel de Agnese y Stefano, dos chicos de entornos muy diferentes que entrelazan sus destinos tras un primer encuentro, algo curioso.

La película trata numerosos temas, desde distintos puntos de vista, y con una naturalidad extrema. A veces parece que estés viendo un documental, centrado en dos personas que tienen a su alrededor un mundo que parece desmoronarse, o en cuyos ideales parecen no encajar. En el filme aparecen representados distintos colectivos, se hace eco de desigualdades sociales y conflictos raciales, explícitos e implícitos, y se producen situaciones complicadas y frágiles, en una especie de purgatorio en el que, a veces, la diferencia entre lo bueno y malo, entre aquello considerado como correcto o incorrecto, comienza a difuminarse.

corazón puro

Agnese tiene una lucha interior influida por su entorno familiar, muy católico, que consigue que la chica se cuestione numerosos aspectos de su vida cuando conoce a Stefano y va acercándose poco a poco a él. Stefano también tiene problemas, está de vigilante en un aparcamiento, vallado, rodeado por una banda de chicos, gitanos, que amenazan su trabajo. Stefano lucha por mantener el puesto, es un chico de los suburbios que no ha tenido muchas oportunidades y no quiere que le despidan.

Agnese y Stefano se encuentran. Se encuentran en ese mundo de caos, de micro sociedades separadas, con distintas ideologías y formas de vida. Se encuentran y desean seguir encontrándose. Son como dos sustancias separadas que han sido unidas por la química y ya no pueden volver a su estado inicial. Y tampoco quieren hacerlo, solo que a veces la vida no es tan simple, o nosotros, al menos, no la vemos así.

corazón puro

Todo ayuda a que el discurso de Corazón Puro sea fluido y te consiga guiar, despacio y de forma transparente, a través de esa vorágine de sentimientos desatados por nuestros protagonistas. La fotografía y el ambiente general de la película se aleja de artificios en busca de esa simplicidad, y también de esa complicidad. Los gestos, silencios, miradas y pausas de los personajes son lo que hacen realmente la película. Son los vacíos los que están llenos de sentimiento, de verdad. Y digo verdad porque resulta totalmente verosímil, realista, sencilla, clara y muy directa.

Los conflictos, internos y externos, que experimentan los personajes, capturados en pequeños detalles gestuales, están siempre presentes y son el motor que hace avanzar la trama, con sus giros, sus vaivenes y sus sopresas e incógnitas, que se dejan abiertas para que seas tú quien decida las consecuencias, e incluso el propio destino, de ciertas situaciones y matices importantes que se nos ofrecen en el filme. Lo que sí está claro es que el título de la película le sienta como anillo al dedo por lo que esta consigue reflejar y transmitir.

Dirección: Roberto De Paolis.

Reparto: Selene Caramazza, Simone Liberati, Barbora Bobulova, Stefano Fresi, Edoardo Pesce, Antonella Attili…

Fecha de estreno: 8 de diciembre.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here