¿Qué ocurre cuando lo que creemos que es “verdad” difiere de la realidad de los demás? Bárbara Lindsay nos propone esta idea en Esta casi felicidad, una obra de un solo acto, que, dirigida y adaptada por Bonnie Morín, se convierte en un espectáculo reflexivo y conmovedor.

La obra se desarrolla a través de una metáfora que combina realidad y ficción y se caracteriza por el tratamiento de las relaciones humanas, de lo cómico y lo dramático.

Esta casi felicidad: musicalidad repleta de vida

A través de dos voces femeninas -que encarnan a las protagonistas (Cruz López-Cortón y Marta Bolaños)- y una masculina al piano (José Manuel Montenegro), hacen de la pieza una auténtica lección de vida.

Sin decorado y con dos mujeres en las tablas, descomponen al púbico. La interpretación es sabia y frágil y acompaña a un guion plagado de situaciones límite, vencidas por la lucha de las protagonistas de encontrarle un sentido a sus vidas.

Esta casi felicidad

Esta casi felicidad: pluridimensional y sincera

Los personajes están retratados con precisión, tienen un pasado y los perfiles están estudiados. Tienen una vida anterior que les obliga a ser quien son en el presente.

La interacción con el espectador es uno de los puntos fuertes de la obra, pues además de dinamizarla, juega con el monólogo de Agatha (Cruz López-Cortón).

Giros inesperados, música y un derroche de fuerza en las palabras de Bonnie Morin hacen de esta obra, una experiencia teatral muy distinta a las que estamos acostumbrados.

En conclusión, Esta casi felicidad, producida por Método Madrid -técnica que caracteriza su dirección- es una obra llena de vida e inteligencia que invita al espectador a la reflexión.

Dramaturgia: Barbara Lindsay

Adaptación, dirección y producción: Bonnie Morín

Reparto: Cruz López-Cortón y Marta Bolaños

Fecha: 21 Nov 2017 – 9 Ene 2018

Hora: martes, 20:15

Espacio: sala Lola Membrives, Teatro Lara

Duración: 65 minutos

Deja un comentario