Top 5 para una tarde de manta de los 90

Con la llegada del frío y la lluvia todo cambia y comienzan los planes de interior. Las tardes de peli y manta son todo un clásico de los días de invierno, pero la oferta de las cadenas tiende a la desesperación.

Los 90 fueron años de revolución. Los directores comenzaron a indagar en el lenguaje cinematográfico y Estados Unidos lanzó títulos que cambiaron para siempre el panorama norteamericano. Coppola, Tarantino, Cameron y Eastwood fueron algunos de los precursores del cambio. España no se mantuvo al margen y algunos directores también fueron tanteando la realidad audiovisual de entonces, apostando por una línea transgresora y muy personal. Desde Moobys, proponemos cinco largometrajes noventeros ideales para las tardes de peli y manta.

5. Abre los ojos (Alejandro Amenábar, 1997)

A César (Eduardo Noriega) le gustan mucho las mujeres y muy poco el compromiso, pero en su fiesta de cumpleaños conoce a Sofía (Penélope Cruz). Movida por los celos, Nuria (Najwa Nimri), una antigua amante de César, provoca un accidente de coche para quitarse la vida y el rostro de él queda desfigurado.

Amenábar es el director -español- de directores. Ya en Tesis hizo de Eduardo Noriega y Fele Martínez dos personajes icónicos y muy bien compenetrados. Un año después, apuesta de nuevo por los dos actores en Abre los ojos. Todo en uno: melodrama, intriga y fantasía, y el resultado es una de las mejores producciones patrias. Sin embargo, la Academia se coronó y optando a 10 premios Goya, no concedió ninguno al segundo largometraje de Amenábar.

4. Trainspotting (Danny Boyle, 1996)

Edimburgo. Renton (Ewan McGregor), a diferencia de la gente que eligió la vida, escogió la heroína. Spud (Ewen Bremmer), Sickboy (Jonny Lee Miller), Begbie (Robert Carlyle) y Tommy (Kevin McKidd) también viven fuera de la realidad.

¿Recuerdas El Pico de Eloy de la Iglesia? Ahora imagina nervio, tensión, más ritmo, brillantez impecable, surrealismo, realidad desorbitada y al histriónico Iggy Pop. Eso es Trainspotting: un verdadero chute en 90 minutos.

3. Poderosa Afrodita (Woody Allen, 1995)

Nueva York. Ella galerista (Helena Bonham Carter), él (Woody Allen) periodista deportivo deciden adoptar un bebé. Ante la inteligencia del niño, él decide buscar a su madre biológica y para su sorpresa, es una prostituta con pocas luces que desea ser actriz (Mira Sorvino).

Woody Allen vuelve a desafiar a Dios. Inteligente y divertida. Aunque Pulp Fiction le quitó la estatuilla a mejor guion, la comedia del neoyorquino no tiene nada que envidiar. Su habitual narrador en voz en off se sustituye por una representación de una tragicomedia griega conducida por un corista al estilo de los Phyton.

Pulp Fiction
Fotograma de “Pulp Fiction”

2. Pulp Fiction (Quentin Tarantino, 1994)

Tarantino teje de forma fraccionada una historia de gángsters que recoge todos los personajes. Jules Winnfield (Samuel L. Jackson) y Vincent Vega (John Travolta) son dos sicarios con la misión de recuperar un maletín para el temido gángster Marcellus Wallace (Ving Rhames). A su vez, Mia Wallace (Uma Thurman), la mujer de este último, tendrá una cita con Vega, que se complicará.  Butch Coolidge (Bruce Willis) desafiará un trato con el gángster huyendo de las consecuencias, protagonizando otro capítulo que conectará las vidas de todos de la manera más inesperada.

Escenas históricas, interpretación impecable y una banda sonora magistral. Tras el despegue con una de las mejores óperas primas realizadas, Reservoir Dogs, Tarantino soprende de nuevo con una estructura narrativa que rebosa creatividad e ingenio.

1. ¡Átame! (Pedro Almodóvar, 1990)

Tras salir de su enésimo psiquiátrico, Ricki (Antonio Banderas) rapta y encierra en su casa a Marina (Victoria Abril), una actriz porno drogadicta con la que se ha obsesionado.

Amor, humor y drama colorista: el octavo largometraje del genio manchego apaleado en los Goya“Tengo 23 años y 50.000 pesetas. Estoy solo en la vida y espero ser un buen marido para ti y un buen padre para tus hijos”. No hay una declaración de amor más sincera y rotunda en la historia del cine en nuestro país, pero las 15 nominaciones no le parecieron suficientes a la Academia y no logró ninguna estatuilla.

Tardes de manta
Fotograma de “¡Átame!”

Deja un comentario