Poco a poco van llegando a pantallas españolas los últimos rezagados entre los nominados a los Premios Óscar. Este fin de semana se estrena la última película de Paul Thomas Anderson y la que (esta vez sí) se supone la despedida actoral de Daniel Day-Lewis, El hilo invisible. Impecable y genialmente actuada, la película nos trae una historia de obsesiones, escondida entre las costuras.

El hilo invisible comienza con un hombre siguiendo su rutina de una forma meticulosa. Se trata de Reynolds Woodcock, sastre de renombre de Londres que vive inmerso en su trabajo, apoyado por la controladora y estricta hermana. En uno de sus viajes para aclarar sus pensamientos conoce a Alma, una humilde camarera que se convierte tanto en su amante, su musa y su ayudante. Pero Alma, igual de atrapada por la personalidad del excéntrico modisto, no encaja en la ordenada y silenciosa vida de Reynolds provocando una espiral de caos, enfrentando la rutina y la pasión.

El hilo Invisible Cartel
Cartel de «El Hilo Invisible»

El Hilo Invisible, bordado en oro

Paul Thomas Anderson ofrece una película tan sobria como cuidada. Dando una importancia crucial tanto a los silencios como a los sonidos de los objetos en escena logra transmitir mucho más que con las palabras que los personajes se intercambian. Todos los personajes, por muy singulares que resulten (desde la extraña pareja a la dominante hermana), expresan sus emociones de una manera muy contenida, sin llegar casi a expresar su verdadera naturaleza.

La construcción de personajes es muy interesante ofreciendo otra vez un papel digno de galardones (como así se demuestra en su nominación al Óscar) a Daniel Day-Lewis. A pesar de que el actor hubiera anunciado previamente su retiro de la actuación, ha vuelto a trabajar con el director californiano que ya le consiguió una estatuílla por Pozos de ambición. Pero para el que escribe, más allá de lo intenso del personaje del sastre de Lewis, el auténtico diamante en bruto se encuentra en la actriz de Luxemburgo, Vicky Krieps. Krieps ofrece el contrapunto ‘normal’ a la ordenada vida del protagonista, que le quiere sin concesiones a pesar del espacio que el trabajo de sastre pone entre los dos.

Estoy muy seguro de que algunos de los que vayan al cine van a salir decepcionados con la propuesta de Anderson. El hilo invisible no es una historia de amor al uso y aunque el director ha exprimido las actuaciones de cada actor al máximo ha dejado un poco de lado la construcción del guion. El director de Magnolia y Pozos de ambición no ha firmado su mejor trabajo de guion centrándose en recrear una fotografía y música muy clásica pero dejando una trama un poco insulsa. Salvo el gratificante tramo final, donde Kireps brilla con luz propia, la historia pasa casi una hora y media dando vueltas por los mismos derroteros sin llegar a un punto claro.

​En definitiva, El hilo invisible es una película donde Paul Thomas Anderson lo ha bordado, que saca lo mejor de un reparto ya excelente de por sí y con un aspecto visual y una sensibilidad sobresaliente.

Dirección: Paul Thomas Anderson.
Guion: Paul Thomas Anderson.
Reparto: Daniel Day-Lewis, Lesley Manville, Vicky Krieps, Richard Graham, Bern Collaco, Jane Perry, Camilla Rutherford…

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here