El triunfo de la novela Terapéutica

Es la segunda novela de la escritora francesa, que se dio a conocer con “Tu segunda vida empieza cuando descubres que sólo tienes una” 

Aunque por el momento tan sólo ha publicado dos novelas, la escritora Raphaëlle Giordano ya es todo un fenómeno internacional gracias a sus historias frescas y divertidas que ayudan a sus lectores a ver la vida de otra manera. Tanto es así, que sus novelas ya han creado un género en sí mismo: La novela terapéutica.

En El día en que los leones comerán ensalada verde conocemos a Romane, una treintañera emprendedora que ha puesto en marcha su negocio, una asociación para reconducir el comportamiento machista de las personas con sus cursos.

Maximilien Vogue es su mayor reto, un hombre de negocios carismático y atractivo pero también tóxico y soberbio. Entre Romane y Maximilien saltan chispas pero, ¿podría Romane reconducirlo?¿Se perderá ella por el camino?

novela terapéutica
Portada El día en que los leones comerán ensalada verde

Giordano muestra a través de una historia divertida y amena lo fácil que es perderse en este mundo de escalar socialmente y sobrevivir en el mundo empresarial, dando a entender que no sólo los hombres pueden tener este tipo de comportamientos machistas (o bolineros como los llamaría la protagonista), pero que con paciencia y esfuerzo las personas si quieren pueden cambiar y convertirse en la mejor versión de sí mismos.

Desde el primer momento la escritora nos muestra a dos personas normales, con sus defectos y virtudes. A pesar de que Romane es la líder del movimiento, un movimiento con mucho éxito en la novela, lo que la lleva a relacionarse con personas muy importantes, ella en ningún momento presume de ello, sino todo lo contrario, a pesar de todos los talleres que ha puesto en marcha sigue poniéndose nerviosa y dudando constantemente de si lo que hace es lo mejor, si es suficiente.

Giordano consigue que conectemos con los personajes desde el primer momento, mostrándonos cómo piensan y también cómo se comportan con el resto de personajes, dando a conocer no sólo a los protagonistas, sino también a los secundarios. Hay profundidad en los personajes, lo que hace que cuando se termina el libro tengamos la sensación de que los conocemos.

Aunque en un primer momento el planteamiento de la institución, especialmente su nombre, resulte un tanto irrisorio, a lo largo de las sesiones y los ejemplos vemos como se trata de un método que funciona, y que aunque las lecciones de vida son básicas, por desgracia en este mundo vertiginoso demasiadas veces nos olvidamos de ellas, de comportarnos adecuadamente con otras personas, especialmente las que están siempre a nuestro lado.

La novela cuenta la historia con cercanía y de forma amena, haciendo que nos introduzcamos en el mundo de sus personajes y entendamos el punto de vista de todos ellos, sintiéndonos uno más en ocasiones. Es en general una novela que nos hace sentir bien y nos devuelve a esas enseñanzas que nos dieron de niños y que olvidamos por el camino, un buen recordatorio.

Deja un comentario