El Cabaret Du Nèant era un cabaret ubicado en el corazón de Monmartre, en París, fundado a finales del S.XIX. Allí convivían los clásicos espectáculos de cabaret y magia rodeados de un ambiente tétrico decorado con esqueletos, ataúdes e imágenes de difuntos. La Muerte era una invitada más al cabaret donde los asistentes podían terminar encerrados en un ataúd o bebiendo en cráneos humanos.

Dos siglos después llega a la Sala 0 del Palacio de la Prensa de Madrid el nuevo Cabaret Du Nèant de Pablo Raijenstein. Raijenstein reinventa la experiencia del cabaret parisino y usando textos de Aleister Crowley y Alan Moore, hace de maestro de ceremonias de un show oscuro pero no exento de humor. Gracias a Hendricks podremos disfrutar de una copa mientras vemos pasar por el escenario espectáculos de faquires, ventriloquia o mentalismo.

 

Cabaret Du Nèant, cuidado envoltorio y contenido

Nada más bajas a la Sala 0 el ambiente mórbido del cabaret te envuelve. La decoración es oscura y un ataúd con cadenas preside el escenario. Con un gin tonic en la mano el espectáculo da comienzo y dos monjes enmascarados entran en la sala. Al momento entras en el mundo de Raijenstein y aunque el show está recubierto de una capa oscura y depresiva la comedia se abre paso rápidamente, primero con el personaje de Anibel Vecino que mezcla humor, misterio (y una parte de horror) pero muy especialmente con el número de Jaime Figueroa. Este mago, ventrílocuo y showman en general fue mi mayor sorpresa del espectáculo, mezclando humor y habilidad a partes iguales. Es complicado hacer un número de ventrílocuo tan ingenioso, gracioso y bien realizado, pero Figueroa lo consigue con nota.

Sin desvelar el contenido del espectáculo, el resto de personajes que van apareciendo por el Cabaret Du Nèant nos envuelven en ese ambiente misterioso que nos hace olvidar por completo el mundo exterior. El show dura un par de horas con un pequeño intermedio, en el cual el elenco de personajes paseará entre el público y a pesar de ello, nos deja con ganas de mucho más.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here