Detrás de cada libro, hay una historia. Y, detrás de cada historia, una gran mente. En la literatura universal, hay una que destaca en la novela gótica: La de Mary Shelley. La autora de Frankenstein o el moderno Prometeo fue una revolucionaria al escribir una novela capaz de tratar las historias de fantasmas, la moral científica, la dependencia moral, la vida y el amor a través de una espeluznante historia de creación de vida artificial. Ahora, de la mano de Haifaa Al Mansour, llega la película sobre su vida, que traerá lo más interesante de lo que fue su vida e inspiró su mayor novela.

La película se centra en Mary Wollstonecraft Godwin (Elle Fanning), una joven hija de filósofos con pasión por la escritura cuya vida cambia drásticamente cuando conoce a Percy Shelley (Douglas Booth), un prometedor poeta muy conocido en Inglaterra. A partir de ahí, su historia de amor le hará conocer lo más oscuro de su mente, forjándose a través de duros momentos que le darán la inspiración necesaria para escribir su primera novela.

Mary Shelley
Percy (Douglas Booth) y Mary (Elle Fanning), la pareja protagonista.

Mary Shelley y los demonios interiores

Bajo la dirección de la aclamada Haifaa Al Mansour, conocida por su película La bicicleta verde, que la convirtió en la primera mujer de Arabia Saudí en dirigir una película -pese a tener que hacerlo a través de un walkie metida en una caravana porque no podía ser vista en compañía de hombres-; en esta película vuelve a demostrar su talento. Mary Shelley consigue darnos un gran cóctel de emociones, pasión, desdicha y oscuridad a partes iguales. Coloquialmente, de esas que ‘te hacen pensar‘, reflexionando acerca de tópicos tan reflexivos como la mera existencia y las relaciones humanas.

Elle Fanning brilla en el papel de la escritora, y consigue transmitir escena a escena como la decadencia del amor y la felicidad es capaz de llegar a transformarse en la inspiración de la que sería una de las novelas de referencia de la literatura universal. A su vez, Douglas Booth, aunque sin destacar, no defrauda como co-protagonista y hace buenas referencias al poeta que interpreta, del que también sabe contrastar con el que luego sería el famoso ‘moderno Prometeo’.

En definitiva, Mary Shelley es una película oscura e incluso algo dramática, aunque no deja de deslumbrar en todo su metraje por ser inspiradora y, a su modo, una película de superación y éxitos. Una cinta necesaria sobre una mujer fuerte, independiente, adelantada a su época y, que sobretodo, consiguió elevar su voz y hacerse un hueco en la historia a través de una magnífica y profunda obra.

Director: Haifaa Al Mansour.

Reparto: Elle Fanning, Douglas Booth, Bel Powley, Stephen Dillane, Tom Sturridge, Ben Hardy, Maisie Williams.

Duración: 120 minutos.

Fecha de estreno: 13 de julio.

Deja un comentario