La novela ha sido uno de los éxitos literarios del verano

Desde su debut en el año 2012 con la novela La verdad sobre el caso de Harry Quebert, el joven escritor suizo Joel Dïcker no ha parado de encadenar éxitos literarios. Y su último lanzamiento por supuesto no ha sido menos. La desaparición de Stephanie Mailer se puso a la venta el pasado mes de junio y ya se ha convertido en todo un éxito de crítica y público.

Su última novela, que consta de 650 páginas, es una mezcla de novela negra y thriller que comienza la noche del 30 de julio de 1994 en la ficticia localidad de Orphea, en los Hamptons. Allí se celebra el primer festival de teatro…pero mientras se inaugura el alcalde, su mujer, su hijo y una vecina son asesinados. Los policías Jesse Rosenberg y Derek Scott son los encargados de resolver el caso.

Pero veinte años después, en la ceremonia de despedida de la policía de Rosenberg, aparece una periodista llamada Stephanie Mailer asegurando que se equivocaron de asesino y la prueba de ello estaba delante de sus narices. Mailer posee información decisiva sobre el caso, pero entonces desaparece sin dejar rastro.

La desaparición de Stephanie Mailer
Portada del libro La desaparición de Stephanie Mailer, de Joel Dïcker

La novela que te dejará sin aliento

Así empieza esta novela, que avanza y retrocede constantemente, llevándonos veinte años atrás y de nuevo adelante con un ritmo vertiginoso y muchas sorpresas.

La escritura es ágil y amena, las tramas están bien construidas y mejor narradas, lo que hace que la novela se lea rápidamente y con disfrute.

Sin duda la última novela de Dïcker es de las que te dejan sin aliento y pegado con la nariz al libro hasta que lees la última de sus páginas. Con un crimen aparentemente sin resolver hace veinte años y una periodista desaparecida, la novela está realmente bien escrita e hilada, haciendo que los personajes sean profundizando mucho en los personajes principales, logrando que entendamos qué pasó veinte años atrás e incluso adelantando cómo podrían actuar en el presente.

A pesar de que la novela cuenta con muchísimos personajes secundarios, y juegan con los tiempos pasado y presente constantemente, el lector no sólo no se pierde, sino que mantiene la intriga hasta el final, haciendo que sea imposible no engancharse a la novela del momento.

La escritura es ágil y amena, las tramas están bien construidas y mejor narradas, lo que hace que la novela se lea rápidamente y con disfrute. Sin duda un soplo de aire fresco en el género que se agradece muchísimo. Dïcker, sigue escribiendo porque lo haces realmente bien.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here