Más de 220 títulos componen el cartel de esta sexagésima segunda edición del BFI London Film Festival. Gran parte de ellos son largometrajes que se reparten en las diferentes categorías del festival, pero en el programa también podemos encontrar numerosos cortos, conferencias con destacados nombres de la industria y un interesante número de largometrajes documentales o de no ficción, entre los cuales se encuentran los tres que revisamos hoy. Cintas sobre momentos históricos, sobre situaciones conflictivas de la actualidad y sobre figuras olvidadas del mundo de las artes en un festival de lo más completo. Porque no solo de ficción vive el cinéfilo.

They Shall Not Grow Old, dando vida a voces ya muertas

Con motivo del centenario del final de la Primera Guerra Mundial, Peter Jackson (director de la trilogía de El señor de los anillos) se mete de lleno en lo que fue el conflicto en el campo de batalla y en las pieles de los que lo vivieron en primera persona con They Shall Not Grow Old, un documental en el que mediante vídeos del archivo del Museo Imperial de la Guerra de Londres (algunos de ellos inéditos) y antiguas entrevistas grabadas directamente con algunos de los combatientes en el conflicto.

Pero lo que hace especial a la cinta de Jackson es que cada fotograma ha sido restaurado y coloreado por él y su equipo para traer de nuevo a la vida a aquellos que la perdieron en el frente, y vivir de primera mano y de forma más cercana que nunca lo que fue la Gran Guerra. Además, se les ha puesto voz a dichas cintas de un siglo de antigüedad y han sido llevadas a la tecnología 3D, para dotar también de voz y casi cuerpo a todos sus protagonistas. They Shall Not Grow Old supone también un homenaje especial al abuelo de Peter Jackson, que fue uno de aquellos soldados que participaron en el conflicto.

Unsettling, mucho ruido y pocas nueces

Desde Israel nos llega esta propuesta de la mano de Iris Zaki, una joven profesora de universas¡d en Londres, que viaja hasta Cisjordania para afrontar desde dentro el conflicto  por las tierras que originalmente eran de dominio palestino, pero en las que cada día se asientan más colonias de israelíes que, sin haber formalmente anexionado el territorio, lo gobierna a efectos prácticos. Apenas un mes de rodaje y una mesa rodeada de cámaras le basta a la autora para componer este documental.

Por desgracia, parece no ser suficiente para producir un contenido fresco, interesante y atractivo a quienes entienden ya sobre el conflicto palestino-israelí. Tan solo cinco o seis entrevistas conforman el documental y, si bien es cierto que estas abarcan diferentes puntos de vista, no parecen suficientes para los apenas setenta minutos de metraje se quedan cortos, que además está repleto de planos recurso del terreno y alguna que otra reflexión personal de la autora. A pesar de que el contenido podría resultar atractivo, la forma y el acercamiento carecen del suficiente interés para un largometraje de este tipo. Nada que no hayamos visto hacer ya a Jordi Évole en sus reportajes.

Being Frank: The Chris Sievey Story, la historia del hombre dentro de la cabeza

A pesar de ya ser reconocido a nivel nacional en Reino Unido, la figura de Frank Sidebottom alcanzó una mayor fama internacional cuando en 2014 Lenny Abrahamson estrenó su película Frank, inspirada en el personaje del cómico inglés Chris Sievey y protagonizada por Michael Fassbender. Ahora, tras una campaña de Kickstarter que recaudó más de 48.000 libras y varios años de producción, el documentalista Steve Sullivan estrena este largometraje que explora la historia del hombre que dio vida a este personaje tan único y peculiar.

Narrada de forma cronológica desde la juventud de Chris Sievey y sus inicios en el mundo de la música, Being Frank supone un repaso completo a todos los momentos que marcaron su vida, y que definieron el artista que fue y el legado que dejó hasta su trágica muerte en 2010. La cinta está compuesta de numerosas entrevistas de sus familiares, amigos y compañeros, así como materiales de archivo inéditos y algunas de las grabaciones y composiciones del propio Chris, y denota desde el minuto uno que está hecha con un cariño y dedicación especiales. Muy recomendada para todos aquellos que quieran conocer la maravillosa historia de Frank Sidebottom y para los seguidores que quieran disfrutar una vez más de su música, sus bromas y sus locuras, esta vez en pantalla grande.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here