BannerAtlantica BannerHeroes
BannerAtlantica BannerHeroes
BannerAtlantica BannerHeroes
BannerAtlantica BannerHeroes

El blanco y negro en el cine

El blanco y negro es esa tonalidad del cine que ahora mismo mucha gente rechaza, de hecho, es como un inconveniente para algunas personas si no tiene el título de Technicolor, entre otros. Muchos directores, a pesar de ello, en estos tiempos que corren de 3D y efectos especiales, han apostado por eso que hace más de 100 años era algo imprescindible en lo audiovisual.

Un clásico del siglo XXI, casi me atrevería a decir que es una de las mejores películas de este siglo, es la obra de Michel Hazanavicius The Artist (2011). Ya no solo es que sea en blanco y negro, es que, además, es muda y sí, en estos tiempos tan “millenials” que nos rodean. La película a pesar de no tener los títulos de Technicolor fue todo un éxito, sumando que obtuvo el Óscar a la Mejor película siendo una obra francesa, factor que le daba aún más mérito en la victoria.

El largometraje a pesar de su éxito también tuvo alguna que otra controversia, ya que, en él se usa la banda sonora de la famosa película del genio del suspense Vértigo (1958) y la actriz Kim Novak, protagonista de ésta, se declaró en contra de dicha utilización, alegando que sentía como si su cuerpo “fuese violado en la película”. El director, tras recibir dichos comentarios de la actriz, comentó que “The Artist (2011) fue hecha como una carta de amor al cine y creció fuera de mi (…) admiración y respeto para las películas de la historia”. Muchos consideraron la inclusión de esta pieza musical como algo erróneo, pensaron que haber optado por una nueva banda sonora habría sido una mejor opción.

blanco y negro
Fotograma de Nebraska

Un aspecto clásico

Otra película no muy alejada en el tiempo de ésta, pero muy diferente en cuanto a temática es Nebraska (2013) de Alexander Payne. Esta sí que tiene sonido y tiene un personaje principal de lo más peculiar. El protagonista es Bruce Dern que interpreta uno de los mejores papeles de su carrera, de hecho, ya a sus 77 años le nominaron a su segundo Óscar gracias a este filme.

La película cuenta la historia de un hombre muy mayor que le dice a su hijo que tienen que ir a Nebraska a recoger un gran premio en metálico. Este viaje es una locura para los personajes, pero a la vez una manera de conocerse padre e hijo. Una historia para reflexionar de lo que somos capaces de hacer y cómo los paisajes pueden ser preciosos, aunque sean en blanco y negro y en pleno siglo XXI.

Película de corta duración, polaca y con una historia de esas de no olvidar o mejor dicho de imposible no recordar es Ida (2013). Esta es una obra de Pawel Pawlikowski que ganó el Oscar a la Mejor Película Extranjera. Es un filme que profundiza en una historia del pasado polaco, contado desde alguien del propio país, algo que no se había hecho a pesar de ser un tema muy conocido como es la recuperación de un pasado tras la Segunda Guerra Mundial.

blanco y negro
Fotograma de Ida

¿Eres más de blanco y negro?

Siguiendo con los filmes propios de países europeos, no podemos olvidarnos de Blancanieves (2012), la película española de Pablo Berger, donde parece que la protagonista del cuento de los Hermanos Grimm es el personaje principal de una pieza audiovisual en blanco y negro, muda y envuelta en eso de la tauromaquia con una música que hará de hilo conductor durante toda la historia. Tuvo muy buena aceptación siendo bastante elogiada, sin embargo, recibió sucesivas críticas por maltrato animal durante el rodaje.

Consiguió 10 Goya de 18 nominaciones y aunque no estuvo entre las elegidas para los Oscar en la categoría de Mejor película de habla no inglesa, estuvo en la preselección.

¿Las películas en blanco y negro pueden ser favorables para los creadores? Según estos ejemplos, al público no parece disgustarles excepciones como éstas, pero si esto se convirtiera en rutina, posiblemente las noticias sobre este tipo de cine en la actualidad serían totalmente distintas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here