El cine vasco es ese tipo de cine que parece que poco a poco se va abriendo cada vez más en cuanto a popularidad y calidez, tanto dentro de España, como internacionalmente. Con este Top 5 te mostramos cuánto puede enseñarte este cine. No podrás escaparte de estos títulos.

6. Loreak (2014)

Fotograma de Loreak

La película de José Mari Goneaga y Jon Garaño representó a España en los premios Óscar para entrar dentro de la categoría de Mejor película de habla no inglesa en 2014. El filme está rodado íntegramente en euskera, por tanto, fue la primera película seleccionada por España en ese idioma para este certamen.

La película narra la historia de unas protagonistas que se ven influidas por el recibimiento semanal de unas flores que repercutirán en sus vidas durante toda la película. Estas flores llegan de manera anónima, algo que las hace tremendamente misteriosas. “Loreak” significa “flores” en vasco.

En la película aparecen actrices como Itziar Ituño, que tras esta película su nombre comenzó a ser más sonado y sus interpretaciones saltaron más allá del País Vasco.

Si quieres darte cuenta de lo que pueden ser capaces unas flores, no te pierdas Loreak y sus vestigios.

5. La madre muerta (1993)

Fotograma de La madre muerta

La madre muerta es, para muchos, la mejor obra de Juanma Bajo Ulloa, haciendo que se convirtiera en una película de culto. Está rodada en castellano, pero filmada mayoritariamente en Vitoria, añadiendo, además, que el protagonista es el ahora tan famoso Karra Elejalde, que en esta película se enfrentaba a su primer papel como protagonista.

En la cinta se narra la historia de un hombre que, tras haber cometido diversos asesinatos, se encuentra con que uno de ellos es presenciado por la hija de una de las víctimas. Esto hará que al asesino no se le borre de la cabeza esa cómplice y acabe secuestrándola.

Si quieres saber hasta dónde es capaz de llegar la culpabilidad, no te pierdas esta película.

4. Errementari (2017)

Fotograma de Errementari

Siguiendo con el suspense, vamos ahora con el terror. Errementari: El herrero y el diablo, es el primer largometraje del director de cortos Paul Urkijo. Esta película adapta un cuento vasco popular y está rodada con un euskera del siglo XIX.

El filme cuenta la historia de un herrero que se encuentra en un bosque que al parecer está relacionado con historias oscuras y asuntos demoníacos. Este herrero va a tener un acercamiento con una niña que va a hacer que desvele lo que es realmente este señor.

Fue muy hablada la interpretación de Eneko Sagardoy ya que hace el papel del diablo, un diablo que conllevaba unas siete horas de maquillaje, sumándole la dificultad de interpretarlo y caracterizarlo de forma creíble. Al parecer, al menos para el actor, consiguieron su propósito.

3. La muerte de Mikel (1984)

Fotograma de La muerte de Mikel

Esta es una de las películas más conocidas dentro de las interpretadas por Imanol Arias y, sin duda, uno de sus papeles más influyentes y de los más importantes de su carrera.

La muerte de Mikel narra la historia de un hombre que lucha por lo que de verdad quiere ser, una historia valiente dentro de una ficción no muy alejada de la realidad. Esta película formó parte de esos largometrajes que se hicieron cuando se aprobó por parte del gobierno vasco, la primera ley de apoyo el cine (1982), que fue una de las causas de la creación de grandes producciones vascas dentro de la historia del cine español. Una obra unida, sin duda, a una realidad social y política dentro del País Vasco principalmente. Fue un notable éxito de taquilla y no se puede hablar de cine vasco sin nombrar esta película de Imanol Uribe.

2. Handia (2017)

Fotograma de Handia

Handia fue la película con más premios en la última gala de los Goya, concretamente consiguió 10 estatuillas siendo, por tanto, la protagonista de la ceremonia. Es una película rodada íntegramente en euskera, dirigida por el tándem Arregi-Garaño que llevan 15 años filmando juntos.

La obra cuenta una historia real, donde el protagonista, Eneko Sagardoy, interpreta al que fue llamado “el gigante de Altzo”, un hombre que debido a su enorme estatura, que iba en aumento cada vez más, fue exhibido durante el siglo XIX como un espectáculo.

Sin duda es una obra que ha marcado el cine, y que nos dice que en la vida uno nunca sabe cuánto más va a crecer.

Deja un comentario