El pasado. Una forma de aprender de nuestros errores, una manera de predecir futuros fracasos y arreglarlos…o quizás dejarlos enterrados en una fosa e impedir que jamás vuelvan a ver la luz del sol. El pasado también se silencia y en muchas ocasiones, nos impide descubrir la verdad que necesitamos, la verdad que ansiamos, en definitivas cuentas, la verdad de nuestra historia. Pedro Almodóvar nos presenta El Silencio De Otros, un documental que ha llegado para enseñar la verdad de todos los hechos acontecidos en España hace muchos años. Pero… ¿retrata fielmente los hechos? ¿Transmite todo lo que debería transmitir un film así? Yo diría que cumple y con creces.

No es un simple documental

No os voy a mentir, no soy fiel conocedor de toda nuestra historia y mucho menos de la época franquista, pero sí que soy conocedor de la libertad humana y de todo lo que significa. Esto no es un simple documental que te expone los hechos y ya piensa lo que quieras. Te expone los hechos, obviamente, pero hace algo más. Lucha, lucha con todos aquellos afectados y se envuelve con ellos en esta historia que muestra cuánto de frágil puede ser nuestra justicia y cuánto dolor se silencia para que hechos del pasado no manchen a ningún partido político. Ves la verdad y abres los ojos ante la sociedad, esta sociedad en la que somos tan cómplices como ellos.

el silencio de los otros

El Silencio De Otros es el primer documental que veo en una sala de cine, el primer documental que veo en general de este calibre y he de decir que me ha gustado mucho. Tanto su ritmo como la verdad escondida detrás, no habla con palabras, sino con imágenes, relatando que aquel espíritu franquista que atacaba cada centímetro de este país como un virus continúa en pie, grabado con sangre en cada persona que perdió algún familiar en aquella época.

La verdad es que gracias a esto me he dado cuenta de que no era consciente de todo lo que han vivido y viven otras personas, incapaces de dormir sin sus familias enterradas mientras nuestras preocupaciones no pasan más allá de cargar el móvil. El dolor, la injusticia, la masacre, todo está tan bien mostrado y te transmite tanto que es una pena que barbaridades así no te afecten. Un trabajo visual y con un fin que ha sabido llevar la mar de bien.

En el aspecto de producción he de decir que todo está muy bien cuidado, tanto la recogida de material de archivo para algunos momentos puntuales como para la obtención de las diferentes localizaciones mostradas. También hacer hincapié en todas aquellas personas que han querido relatar todo lo vivido. Un esfuerzo conjunto que sumó adeptos desde el año 2011 como bien dice el documental. Todo esto consigue una inmersión total por parte del espectador en la historia, algo muy complicado de lograr en estos tiempos cuando de documentales de temática histórica/política se trata.

La injusticia y la desesperación, por desgracia, nos rodea muy de cerca.

 

Ganador del Premio del Público y de la Paz al Mejor Documental en la pasada edición de la Berlinale, esta cinta relata con eficacia cada uno de los entramados que nos llevaron ante esta situación, haciendo hincapié en la inutilidad de partidos políticos como el PP ante solamente un deseo de aquellos seres humanos, la devolución de los restos de sus familiares. No es mucho, ¿a que no? Pues esto es exactamente lo que quieren enseñarnos, que vivimos ciegos ante los poderosos y que, a familias enteras, les quitan la vida poco a poco sin saber dónde puede estar su hijo, su padre o su madre.

Imágenes de archivo muy, muy duras que nos muestran los cadáveres que se amontonaban por las calles de Madrid o de cualquier ciudad, una visión que me ha hecho replantearme muchas cosas. Aunque aparte de las masacres vividas también asistimos al tema de los niños robados durante el franquismo, tema que a día de hoy sigue dando que hablar y no es para menos. ¿Cuántas injusticias hay que vivir para empezar a cambiar nuestra forma de ser?

En términos generales, el documental muestra un lado ya visto y quizás repetitivo comparado con otros documentales de la misma temática, pero aun así, genera diferencia a través de la visión de unos directores con un gran talento y con un gran corazón que han hecho posible esta historia. Hay una frase que resume muy bien la cinta y es: Lo peor no son los hechos, sino nosotros, los propios seres humanos. Un documental que me ha encantado y que me ha hecho descubrir que la injusticia y la desesperación, por desgracia, nos rodea muy de cerca.

Dirección: Almudena Carracedo, Robert Bahar.

Guion: Almudena Carracedo, Robert Bahar.

Producción: Semilla Verde Productions / Lucernam Films / American Documentary POV / Independent Television Service / Latino Public Broadcasting (LPB) / El Deseo

Duración: 95 min.

Deja un comentario