Yuli, una película que no te puedes perder

Carlos Acosta es el primer bailarín negro que interpreta algunos de los papeles más famosos del ballet en compañías como el Houston Ballet o el Royal Ballet de Londres. Escribió su autobiografía en 2007, No mires atrás, donde cuenta la historia que lo llevó a ser uno de los bailarines más famosos del mundo.

Yuli. Así lo apodó su padre (Santiago Alfonso) porque hace alusión al hijo de Ogún, un dios africano considerado un luchador. Desde siempre su padre, Pedro, vio en Carlos el talento que tenía para la danza y quiso llevarlo por el que pensaba que sería el mejor camino. Carlos vivía en La Habana (Cuba) con sus padres y sus dos hermanas. Eran épocas duras en el país, el empobrecimiento llegaba a todos los hogares.

yuli

Carlos Acosta creció en un pueblo empobrecido de Cuba

Pedro Acosta decidió llevar a Carlos a la Escuela Nacional del Ballet de Cuba. Ahí los profesores quedarían embelesados con el talento que desprendía el niño. Sin embargo, Carlos no mostraba interés ni disciplina en relación a las clases y a la plaza que le habían otorgado. Fueron muchas las discusiones con su padre pero finalmente fue enviado a un internado donde encontraría esa pasión que lo ha movido hasta ahora.

El gran bailarín Carlos Acosta, puro arte

La película nos mueve en tres tiempos de la vida del bailarín. Su niñez, que es interpretada por Edison Manuel Olbera, su adolescencia por Keyvin Martínez y su momento actual que la interpreta él mismo. Carlos Acosta aparece en el film contando su historia desde la actualidad. A medida que avanza el hilo narrativo se incorporan coreografías representativas del momento. Estas coreografías son interpretadas por el bailarín en la Fundación Internacional de Baile Carlos Acosta.

Fue primer bailarín durante más de 15 años en el Royal Ballet de Londres

El pequeño Yuli, que ya se iba convirtiendo en adolescente fue enviado a Londres, al Royal Ballet. Ahí se proclamó primer bailarín durante más de 15 años y consiguió una fama internacional. Además, ganó la medalla de Oro del Prix de Lausanne (1990). Todos los logros soñados por un bailarín… pero Carlos Acosta no podía ver el mal momento que acarreaba a su tierra natal y estar lejos de su familia. Siempre quiso una vida normal junto a los suyos, ser feliz con sus seres queridos.

Al sentirse solo viajó a Cuba para reencontrarse con su familia. Su padre no conseguía aceptar que Carlos quisiera volver. ¡Todos los cubanos soñaban con irse del país y el chico volvió! Su profesora Ramona de Sáa fue clave en su carrera artística. Una carrera que pese a tenerlo en diferentes puntos del mundo, consiguió crear su escuela de danza en Cuba.

La directora

Un bailarín baila, un artista se arriesga

Icíar Bollaín mezcla la danza con la biografía del bailarín, una forma muy acertada visualmente de presentar la historia. Paul Laverty escribe el guion, el cual identifica a los personajes inconfundiblemente. Fue tal la aceptación que obtuvo el Premio a Mejor Guion en el Festival de Cine de San Sebastián. Es una explosión de sentimientos, de danza y de pasión donde los orígenes nunca tuvieron tanta fuerza.

La música (Alberto Iglesias) está nominada al Premio Mejor Música en los Premios Feroz. Es un factor clave tanto en la vida de Carlos Acosta como en la historia en general. Intensifica los hechos y les aporta valor. Sin duda, más de uno se quedará con ganas de ver más piezas de coreografía. Bajo mi punto de vista, la directora arriesga bastante con este género tan poco empleado en el cine español pero hace una película increíble. Nos hace sentir cada movimiento y cada sonido.

Dirección: Icíar Bollaín.

Reparto: Carlos Acosta, Santiago Alfonso, Keyvin Martínez, Edison Manuel Olbera, Laura De La Uz, Yerlin Pérez, Mario Elías, Andrea Doimeadios, Carlos Enrique Almirante.

Duración: 109 minutos.

Fecha de estreno: 14 de diciembre de 2018.

Deja un comentario