Una denuncia medioambiental al estilo Islandés

Desde el más salvaje y recóndito lugar de Islandia, Benedikt Erlingsson nos trae La Mujer de la Montaña, una comedia muy peculiar, entrañable y que desde luego vale la pena su visionado.

Halla es una profesora de canto desencantada. Con 50 años cumplidos, es una mujer independiente que se ha puesto en pie de guerra en contra de la industria del aluminio de su zona de Islandia. Hará lo que esté en su mano para proteger el medio ambiente, pero su situación podría cambiar con la llegada inesperada de una carta. En ella se comunica que sus trámites de adopción de una niña siguen en marcha.

 

Wonder Woman: Ahora en Islandia en La Mujer de la Montaña

Combinando el humor con la denuncia medioambiental, el filme nos regala hora y media en la que se ponen en la mesa múltiples temas de lo más interesantes. No sólo su personaje principal es de lo más carismático, sino que toda la cinta posee una estructura narrativa de lo más efectiva, muy bien escrita. La película triunfa tanto en su faceta de entretenimiento como en su labor de concienciación sin llegar al sermón condescendiente, lo cual es todo un logro.

 

A pesar de que posiblemente los últimos minutos se alargan innecesariamente, el filme respira control y eficacia en cada fotograma, sin dejar de ser una película que en el fondo aspira al mero entretenimiento. Lo cual no es necesariamente malo, simplemente es la base en la que se construye la cinta.

La fotografía es impecable, al igual que la mayoría de los apartados técnicos, por no hablar de uso más que peculiar uso de la música en ésta. Esta técnica de La Mujer de la Montaña de usar una banda dentro de la historia misma es de lo más curiosa, no sólo como recurso humorístico sino también como carácter artístico. Además de demostrar que hay alguien detrás de la cámara queriendo contar algo y hacerlo de una manera diferente. Y eso es un completo regalo.

Con todo, La Mujer en la Montaña es una comedia con tintes de concienciación medioambiental que cumple en todos sus aspectos. Una historia bien hilada (con un desenlace casi magistral), actores más que correctos, y una dirección sorprendentemente notable. Poco más hay que decir, supongo que quedarnos con lo que se nos intenta transmitir. Lo cual no es poco, para nada.

Dirección: Benedikt Erlingsson.

Reparto:  Halldóra Geirharðsdóttir, Jóhann Sigurðarson, Juan Camilo Roman Estrada, Jörundur Ragnarsson.

Duración: 101 min.

Fecha de estreno: 8 de marzo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here