Mikel Rueda vuelve a los largometrajes, esta vez con El doble más quince, película que ha presentado en Sección Oficial a concurso en esta edición del Festival de Málaga. Esta historia de reflexión y del paso del tiempo se centra en las vidas de Ana y Eric. Los dos están perdidos aunque cada uno a su forma y con sus pensamientos. Pero eso sí, no tienen ni idea de qué hacer con el resto de sus vidas. Su relación comenzará cuando un día se conozcan en un chat de sexo.

 El doble más quince

Cuando pasas de los 45 años, puede parecer que ya has hecho todo en la vida: estás casada, tienes hijos, una casa bonita en muchos casos, trabajo estable. Pero… ¿y ya, eso es todo? ¿así? ¿y qué hay de ti en todo esto? ¿dónde quedas tú y todos tus sueños y aspiraciones en la vida? Sin embargo, cuando eres un adolescente tienes toda la vida por delante o eso es lo que crees. Tiempo para tener parejas, salir de fiesta, ir a clase, trabajar. Pero… ¿y si no tienes ni idea de qué hacer o qué camino escoger? ¿Y si además nadie te ayuda a encontrar el camino? 

Este es un proyecto pequeño e intimista pero también es una propuesta arriesgada. Sin duda Mikel Rueda nos hace un bonito regalo en forma de película. La forma en la que está rodada es una maravilla, tan cercana que te permite seguir perfectamente la historia de ambos personajes por la ciudad de Bilbao, que se convierte casi en un personaje más. Con una estética llena de luz y color para disfrutar.

El doble más quince está llena de conversaciones tan profundas y sinceras que te harán reflexionar a ti al tiempo que los protagonistas intentan hacerlo. Porque sus inquietudes, miedos y pensamientos pueden ser los de cualquiera en algún momento de su vida. Y esa sinceridad es la que hace que sea una buena película para sentirla.

El doble más quince

Pero sobre todo lo más importante de El doble más quince es la química y la buena energía que desprenden tanto Maribel Verdú como Germán Alcarazu, ambos perfectos para estos papeles. Miradas de complicidad llenas de emoción y pasión que llenan la pantalla. Maribel Verdú tenía que interpretar este personaje porque hay pocas como ella. Lo mismo ocurre con el joven Germán Alcarazu, que aunque todavía es desconocido, ya promete una gran carrera por su buenísimo trabajo.

Director: Mikel Rueda.

Reparto: Maribel Verdú, Germán Alcarazu.

Duración: 98 minutos.

Género: Drama romántico.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here