Parásitos, la gran sorpresa del festival

Los festivales de cine son un microcosmos muy interesante. Como ya he dicho más de una vez hay películas que pasean de festival en festival (incluso cosechando galardones) pero que nunca salen del circuito. También al estar tanto en contacto con otros compañeros del gremio, nos dejamos llevar mucho por el hype y las opiniones de fuera, al menos hasta que lo vemos en primera persona y nos formamos una opinión al respecto.

Algo así pasó con la serie Vida Perfecta, de Leticia Dolera. Ya sabéis que el SSIFF también es un escaparate de las novedades más sonadas en series, sobre todo nacionales. Ya es momento de dejar la polémica de un lado ya que la serie salió más que rejuvenecida después de ganar el Premio a Mejor serie y el Premio a la Interpretación Femenina Ex Aequo en Cannes. En Donosti se proyectaba al completo en una maratónica sesión de 240 min y consiguió convencer a público y crítica.

© Movistar

Vida Perfecta, amigas para siempre

En privado pudimos hablar con el inseparable trío formado por Dolera, Aixa Villagrán y Celia Freijeiro, que divertidísimas nos contaron la odisea que pasaron en Cannes. Champán, nervios, incredulidad, unos auriculares que no funcionaba bien… Se nota el inmenso esfuerzo de todos los implicados para sacar el trabajo adelante y la ilusión por las buenas críticas recibidas. En España aún tendremos que esperar hasta octubre para poder ver los 8 episodios de 20 minutos en Movistar+ de la serie de la vida «perfecta» de 3 mujeres de más de 30 tratando de encontrarse a sí mismas.

El Festival Internacional de cine de San Sebastián también tiene hueco para el cine un poco más familiar, aunque de calidad. En Sección Oficial se presentaba La odisea de los giles, una comedia con tintes de drama en la Argentina del Corralito. Como bien explicó Ricardo Darín un ‘gil’ en su país es un pardillo, que de bueno que es le terminan pasando por encima. En esta película se retrata a un grupo de giles, de gente humilde de buen corazón de un pueblo que está recaudando dinero para una cooperativa justo durante el peor momento económico de Argentina en los últimos 20 años. Muy divertida y tierna, perfecta para ‘desengrasar’ de tanta película dramática.

Fotograma de Zeroville @SSIFF

«¡A la mierda la continuidad!»

Este año el festival no ha estado exento de polémicas y año estaba servida con Zeroville. James Franco ganó la Concha de Oro por sus sublime The Disaster Artist hace dos años y las expectativas estaban muy altas. Sin embargo, cuando el festival dio comienzo tuvieron que publicar que la película dejaría de estar en competición ya que había sido estrenada en cines rusos. Además no acudiría nadie de la película a presentarla. Poco antes del estreno en el festival se levantó el estreno internacional y la lluvia de críticas no auguraba nada bueno…

Zeroville nos introduce a Vikar, un joven extraño y solitario, que habiendo visto Un lugar en el Sol decide dejarlo todo y ganarse la vida en Hollywood en los 60. Hasta ahí bien pero la película es extraña y confusa, intentando homenajear el cine clásico como una especia de Tarantino pretencioso (y ya es decir) que a pesar de tratar la vida de un montador, está deliberadamente mal montada.

Para cerrar el día esperamos para la que para muchos iba a ser la película del festival, Parásitos de Bong Joon Ho. En sus más de dos horas de duración hay cabida para todo. Desde humor, crítica social, violencia, suspense… Un cocktail con muchos elementos pero perfectamente mezclados.

Parásitos nos cuenta cómo una familia de buscavidas da con una familia coreana tan rica como crédula. Poco a poco comienzan a parasitar dicha familia, buscando trabajos, reales o ficticios, para vivir a su costa. La película cuenta además con varios giros sorprendentes que hacen no pierdas interés y su larga duración se haga hasta corta.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here