BannerAtlantica BannerHeroes
BannerAtlantica BannerHeroes
BannerAtlantica BannerHeroes
BannerAtlantica BannerHeroes

Lo nuevo de Jayro Bustamante

Los Temblores llegan sin aviso en mitad de una mortificante reunión familiar. Pablo se lanza a asegurarse de que sus hijos están bien, pero su propia familia  al completo se lo impide. Están furiosos con él, lo acusan de destruir su buena reputación y de hacerles daño, en especial a los pequeños. Lo instan a volver al sendero de su religión y a curar su enfermedad, todo ello bajo terribles amenazas. Pablo se ha convertido en una vergüenza para todos ellos; Pablo es homosexual.

Temblores es otra de las perlas del Festival de San Sebastián de este año. La película guatemalteca dirigida por Jayro Bustamante lleva un 2019 plagado de festivales, nominaciones y éxitos. Y no es para menos. A pesar de abordar un tema conocido en el cine como es la homofobia, su estilo crudo y directo y su feroz crítica, en especial a la religión, logran meternos de lleno en el drama de Pablo.

Temblores © Jayro Bustamante

La homofobia más cruel

Cuando se vive en una sociedad ultraconservadora donde la religión en su vertiente más retrógrada está presente, ser homosexual es muy duro. Cuando la familia de Pablo se enteró de su relación con Francisco, lo repudiaron y lo trataron de vergüenza, de antinatural, de enfermo. Empiezan entonces una serie de crueles maniobras cuyo objetivo es convencer a Pablo de que tiene que “curarse” a través de la religión, arrepintiéndose de «su pecado». Éste se encuentra de pronto entre la espada y la pared: o renuncia a una relación que le hace feliz o verá su vida destruida.

Pero quizá lo peor de todo es que, bajo tal presión, el propio Pablo se cuestiona si lo que siente está bien, aunque le haga feliz. Tan arraigado está en su familia y en la sociedad que la homosexualidad es inmoral y despreciable que él mismo llega a pensarlo. Francisco es la contrapartida. Trata de convencerlo de que ser homosexual no tiene nada malo, por duro que resulte en esa situación; pero Pablo no lo ve tan claro. Eso, unido al deseo de ver a sus hijos, convierte su vida en un torbellino de confusión y dolor.

Fotograma de ©Temblores

Temblores emocionales

Tristemente, el odio al diferente en general y la homofobia en particular no son temas novedosos. Al abordarlos, Temblores se arriesgaba a convertirse en “otra más sobre lo mismo” y no ser capaz de llegar al espectador. No ocurre eso, sino lo contrario. Muestra, con dureza y sin tapujos, una realidad cruel e injusta; y lo hace de un modo cercano que logra producir rabia, lástima, decepción y otras mil emociones. Enfoca la complicada situación desde todos los ángulos, poniendo frases lapidarias en boca de todos los implicados: novio, mujer, madre, hermanos… e incluso hijos.

Temblores es también una fuerte crítica a las sociedades ultraconservadoras, poniendo el foco en la religión en su rama más ortodoxa. Enseña la cara más oscura y retrógrada del catolicismo y de los lugares en los que la moral está regida por sus “reglas” más rancias y reaccionarias. La luz la pone Francisco, un hombre que a pesar de las dificultades se ha aceptado a sí mismo y encajado su religión en el proceso. Es la ausencia de odio y de rencor, y la lucha por ser feliz siendo quien eres. Y con todo, la película deja un sabor amargo, pues desgraciadamente la realidad a veces es así.

Todas estas piezas hacen de Temblores un excelente drama realista sobre la homofobia. No por trillado el tema es menos importante, sino todo lo contrario, y la película guatemalteca lo aborda de una manera directa y cercana, hasta despiadada. Da para enfadarse, entristecerse y emocionarse, y por qué no, también para pensar en cómo ser mejores como sociedad.

Dirección: Jayro Bustamante.

Reparto: Juan Pablo Olyslager, Mauricio Armas, Diane Bathen, Maria Telón, Sabrina de la Hoz, Rui Frati, Magnolia Morales, Sergio Luna, Pablo Arenales, Mara Martínez

Duración: 107 minutos.

Estreno: 20 de Septiembre de 2019.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here