BannerAtlantica BannerHeroes
BannerAtlantica BannerHeroes
BannerAtlantica BannerHeroes
BannerAtlantica BannerHeroes

Ha llegado el día de comentar una de las obras de animación más importantes que nos ha dado este medio. Viniendo del estudio Ghibli, que es sinónimo de calidad, no podíamos esperar otra cosa, pero La Princesa Mononoke sobrepasó todas las expectativas que había. Hoy os contamos por qué debéis ver la obra que catapultó a Hayao Miyazaki al panorama internacional.

Hace ya 23 años se dice pronto que se estrenó esta película. Todos conocemos al estudio Ghibli, lleno de imaginación y magia, es considerado uno de los estudios de animación más prestigiosos del mundo. En su gran mayoría presenta un espíritu aventurero con un carácter infantil que tan bien le ha funcionado en tantas ocasiones, como en Mi vecino Totoro o en El castillo del cielo. La mayoría de su filmografía lleva el sello del maestro Miyazaki, quién ha optado por un trasfondo más maduro en sus trabajos. Este es uno de ellos. Veamos, ¿Qué la hace tan grande?

Un trabajo digno de admiración

En primer lugar, es inadmisible no comentar el aspecto técnico tan fabuloso. El detalle casi enfermizo que existe en cada escena es digno de estudio. Toda la obra rezuma belleza: sus paisajes; el movimiento del césped con el viento; el pelaje de los animales; las llamas de las fogatas; las gotas de los lagos; la fluidez de la animación en cada momento; y un largo etcétera de maravillas que quedan por mentar.

El aspecto artístico es de un calibre sensacional que, siendo más que vigente en los años que corre, ayuda a crear una atmósfera llena de encanto. Su impecable estética viene reforzada con una de las mayores bazas del film: el folclore de su mundo.

La princesa Mononoke rebosa mitología japonesa por todos sus poros (o frames, más bien). Esto es muy habitual en las películas de este estudio, pero en esta obra hacen gala de una de las mayores concentraciones de cultura nipona. El estilo de vida de las distintas clases sociales del Japón feudal; los Kodamas (que son unos personajes de los que os enamoraréis al instante). El espíritu del bosque; la creencia de que el mundo terrenal convive con el espiritual; y mucho más. El apabullante mundo que podemos disfrutar en esta obra, te atrapa, y seguro que no dejará que te marches.

La civilización contra la naturaleza

Uno de los elementos principales es, como en casi todas las películas de Miyazaki, la naturaleza. Pero aquí está más presente que nunca. Toda la historia gira en torno a ella. En el bosque nace la vida, es la intersección entre lo mundano y lo fantástico. Un lugar lleno de misterios. Y esto lo sentimos a las mil maravillas. Además, es muy visible la crítica que hace al desarrollo de la civilización, el cual choca y atenta contra la naturaleza. En casi todo momento vemos un enfrentamiento entre lo nuevo y lo tradicional, entre el pasado y el futuro. Logra un trabajo impecable en este sentido.

Secuencias de acción de primer nivel. Una banda sonora de ensueño. Emoción, aventura. Unos personajes que te acompañarán en este viaje, y en todos los que hagas por tu cuenta. Teniendo la oportunidad de verla en Netflix, no lo penséis dos veces.

Director: Hayao Miyazaki.

Género: Animación.

Duración: 133 minutos.

Plataforma: Netflix.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here