BannerAtlantica BannerHeroes
BannerAtlantica BannerHeroes
BannerAtlantica BannerHeroes
BannerAtlantica BannerHeroes

El Ministerio del Tiempo llega a su fin

El ministerio del tiempo ha llegado a su fin esta misma semana con la emisión del octavo capítulo de esta cuarta temporada que habiendo visto el cómputo total de la serie, creo que hemos estado ante la mejor temporada posible y a partir de ahora, mi favorita. Han sido cinco episodios menos de lo que estamos acostumbrados, pero pese a quitar eso, lo que nos han aportado ha sido mucho más de todo, contando con una expansión de este universo que ha concluido de una forma memorable.

En este episodio final ha habido de todo. Hemos tenido respuestas a nuestras preguntas y hoy aquí vengo a contaros todo lo que ha sido este capítulo que me ha dejado totalmente emocionado y la verdad que pese a acertar en todas mis teorías, hay algunas secuencias tan bien ejecutadas que solamente queda agradecer a Jorge Dorado (The Head) su inmenso trabajo al frente de la serie.

Y ahora sí, pongámonos manos a la obra porque hay mucho de lo que hablar, muchas emociones encontradas y muchas lágrimas han caído en el suelo de mi casa durante la hora del episodio. Porque antes de nada, creo que se siente más como un final total que como un final de temporada y he ahí mi tristeza porque creo que esta serie histórica acaba de la mejor manera posible. Comenzamos.

El futuro se adueña del ministerio

Pues bien, tal y como he estado comentando semana a semana, las teorías sobre que también habría puertas hacía el futuro se han ido incrementando y yo era muy partidor de que esto sería una realidad más pronto que tarde y creo que la resolución a esta teoría ha venido en el mejor momento posible. Recordemos que Julián, en el anterior episodio, es secuestrado y llevado al futuro, donde la figura de una mujer de edad avanzada se aparecía ante él. Y he aquí mi primer acierto tras descubrirse que era la mismísima Lola. Que pese a no aparecer mucho quizás, el personaje se tornado muy importante durante este último episodio.

Todo, absolutamente todo, gira en torno del personaje de Julián dónde descubrimos que su nieta será la pieza clave que luchará por el futuro del país y pese a comenzar de manera dramática con el hallazgo del cadáver de un niño, termina de forma preciosa y cerrando todo arco de personajes y todo tipo de subtrama, la verdad es que ninguna queja sobre esto porque el equipo de Javier Olivares ha sabido terminar esta temporada/serie de una forma inteligente, brillante y demostrando que el ministerio del tiempo es una de las mejores series españolas de la historia por muchos motivos.

En general vemos muy poco del futuro pero en realidad no importa porque puede jugar una baza muy importante en el futuro de renovar la serie por una nueva temporada. Hemos visto lo justo para llamarnos la atención, para saber que esa posibilidad existe y lo más importante, que esa posibilidad tiene un potencial tremendo que sería una manera perfecta de expandir aún más este universo.

Un final que resulta memorable

Lo importante del episodio es en sí el final y las diferentes opciones que puede dar el futuro como bien he dicho antes. Pero el final es lo que nos interesa ahora ya que nos encontramos a todos nuestros protagonistas en unas situaciones muy diferentes que cierran bastante bien sus tramas. En primer lugar, Salvador se retira de su puesto para vivir tranquilamente tal y como se merecía desde hace algún tiempo, dejando a Ernesto al frente del ministerio y a Irene en el puesto que la prometieron hace tanto.

Por otra parte nos encontramos que Julián y su esposa tendrán descendencia, siguiendo así con el futuro establecido y sí señores, llevando a Bertín Osborne a la presidencia del gobierno en un futuro (Algo que ha explotado internet y no es para menos). Por su parte, Alonso se marcha con su mujer y con su hija fuera de la ciudad ya que Elena consigue un puesto muy importante.

Pero lo mejor se nos guardaba al final. Ya que en los últimos compases del episodio, viajamos hacia el futuro, concretamente al año 2065. Dónde nos encontramos a Pacino fabricando una bomba para más tarde ir a su maravilloso encuentro con Lola. Pacino entonces, decide destruir el anacronópete, marchándose con Lola a vivir el resto de sus días. Un final cuya secuencia está muy bien escrita, excelentemente dirigida y cuenta con una música maravillosa que solo puede lograr que te emociones.

¿Existe la posibilidad de una quinta temporada?

Como he comentado antes, este episodio es tan emocionante porque se siente como si fuera el final de todo. El final de una era que ha llegado cuando menos no lo esperábamos pero que aunque haya sido así, ha sido el mejor final posible para una serie que ha marcado historia. A fin de cuentas, para renovar una serie lo que se tiene en cuenta son los números y de eso, el ministerio tiene de sobra. Pero la verdadera pregunta es: ¿es necesaria una quinta temporada?

Yo os dejo esta pregunta para que vosotros mismos os deis cuenta de cuánto más se puede estirar el chicle en ciertas series. Si me preguntarais a mí, os diría que no es necesaria porque todo se cierra maravillosamente bien y ha sido un final memorable. Pero obviamente y siendo sincero, claro que quiero ver una quinta, sexta y todas las temporadas que hagan falta porque nunca me canso ni me cansaré de esta serie. Si acabará así, estaría muy contento. Pero si la renovarán también, porque creo que hay mucho potencial aún en este universo. Habrá que estar a la espera de las noticias pero solo tengo un par de palabras que decir ante el episodio: Muchas gracias.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here