More

    Bird Island: viaje onírico al mundo de las aves

    spot_img

    El documental Bird Island forma parte de la edición de este año del Another Way Film Festival

    Hay ocasiones en las que una película o un documental construye un ambiente o una sensación que nos atrae, nos tranquiliza y nos sumerge. No sabríamos decir exactamente por qué, o incluso puede que no tenga un gran argumento: simplemente está bien construido y ejecutado. Eso es lo que ocurre en este documental, producido y dirigido por Maya Kosa y Sergio da Costa.

    El film se localiza en un centro de cuidado de aves en Suiza. En este refugio, los cuidadores de los pájaros conviven en armonía con las aves a las que alimentan y cuidan. El documental plantea el refugio como centro de acción de la película, que muestra los quehaceres diarios de estos cuidadores en un entorno tranquilo, silencioso y por momentos onírico, cercano más a un sueño que a la propia realidad.

    Bird Island

    Una experiencia inmersiva y onírica

    La ausencia como tal de una trama compleja no impide que el gran valor del documental reside en su fotografía de tonos claros, en su ausencia de música, en la gran calidad del sonido y en los silencios. También en la documentación del cuidado de las aves y la conexión con la naturaleza. El cariño con el que cuidan a los pájaros, como ellos forman parte de su vida diaria…

    Da la sensación de que las personas viven encerrados en su mundo interior, con el cuidado de los pájaros como única distracción y motivación. Los diálogos son escasos ya que lo trascendental es mostrar el trabajo y la conexión de estos personajes con la naturaleza y las aves. Una tranquilidad solo perturbada por el ruido de los aviones de un aeropuerto cercano, un recordatorio de que esa tranquilidad y aislamiento no son del todo reales.

    Bird Island

    Un documental atípico que vive de recrear sensaciones

    Es un documental particular ya que no es similar a otros que siguen una investigación o profundizan en un determinado aspecto de la sociedad o la naturaleza. Sin esperas un documental entretenido de imágenes espectaculares y una trama definida, Bird Island no es el caso.

    Esto podría parecer su gran defecto, pero también puede ser su gran virtud. Y es que a pesar de no pasar nada como tal, el documental se convierte en una experiencia inmersiva y diferente, más allá de que sea difícil entender el propósito del mismo. Si buscáis ver un documental diferente y sumergiros en un ambiente onírico y relajante, os recomiendo encarecidamente ver este. No es el típico documental y probablemente no gustará a muchos, pero si le dais una oportunidad no os arrepentireis.

    spot_img

    DEJA UNA RESPUESTA

    Por favor ingrese su comentario!
    Por favor ingrese su nombre aquí

    spot_img
    spot_img

    Últimos Artículos

    Related articles

    spot_img