More

    Alejandro Iñárritu: «He pasado por todo, el éxito, el fracaso, todo va y viene»

    spot_img

    El director Alejandro Iñárritu estrena Bardo, falsa crónica de unas cuantas verdades

    El director mexicano Alejandro Iñárritu estrenó en el Festival de Venecia, Bardo, falsa crónica de unas cuantas verdades, la película distribuida por Netflix también formó parte del Festival de San Sebastián, uno de los festivales más reconocidos de España. Ahí, precisamente pudimos hablar con uno de los directores más reputados que tiene México.

    Un hombre atento, educado y con el que te quedarías conversando horas y horas, hablando de cine, anécdotas, historia, cultura y costumbres. Así nos recibió el director en una de las habitaciones del Hotel María Cristina, junto a otros compañeros nos reunimos ahí para hablar de su reciente estreno, Bardo, falsa crónica de unas cuantas verdades.

    Metiéndonos dentro de la cabeza del director

    Realizamos la primera pregunta a Alejandro Iñárritu, en la que comentamos esa relación que se forma al terminar de ver su cinta, en la que parece que nos adentramos más en su mundo, en su cabeza, pensamientos y preguntas, él nos contesta: «Es necesario para mi poner orden de mis sueños, experiencias, que me han llenado de desasosiego y necesidad de reflexión los últimos años y sí, abrirme de una forma incierta de cosas muy íntimas y personales. Compartirlas desde una perspectiva personal y compartir esa experiencia de la identidad rota, de desplazamiento que comparto con millones de mexicanos en Estados Unidos y que como yo viví en en el bardo en esta sensación, frontera geográfica, frontera ideológica, histórica, de narrativa, de cultura, de integración, desintegración. Es un sentimiento bien difícil de compartir o articular y el cine me presento esa posibilidad de a través de imágenes, jugar con el tiempo y el espacio, que cuando estás fuera después de 21 años empieza a ser como nudo»

    Bardo

    La reinvención de Iñárritu ¿Qué está por venir?

    «Si lo supieras te pagaría lo que quieras (risas). Es la incertidumbre, yo vivo en el Bardo, no es una posición intelectual o abstracta es una experiencia diaria y vital, no tengo respuesta. Es curioso porque una vez que dejas tu país aunque vuelvas ya no vuelves, ese es el estado. Y cada vez que termino una película acabo satisfecho y esta película me ha llenado de una gran satisfacción. Estoy satisfecho de haber logrado esta película, más allá de su éxito o fracaso, estoy muy orgulloso de ello. Pero normalmente me siento satisfecho, como cuando acabas de comer no estas pensando donde vas a cenar, si me dices donde vas a cenar, te diría que no tengo hambre, por eso no te podría decir a donde voy a ir. No sé que pasará»

    La importancia del humor en Bardo

    «Para mí era muy importante no meter al público en las profundidades del océano como lo he hecho con Beautiful u otras películas que son duras u oscuras, aquí estás viendo la profundidad pero desde la luz de la superficie. El humor, yo me di cuenta que hay cosas que para mí fueron muy dolorosas y superarlas a través del humor, el humor es el único remedio que existe para superar las cosas. Es algo catártico, mi vida y la de todos va de lo sublime al absurdo, a lo estúpido y trascendental, a lo ridículo y así somos los seres humanos ¿no?, siento que trate de jugar con el tono que es parte de nuestra vida, es parte de la esencia que quise dar a la película, hay gente que ríe mucho en la película y es una gran satisfacción.»

    Bardo

    El precio del éxito

    «Mi padre siempre decía que con el éxito, hay que probarlo y escupirlo, y con el fracaso también, hay gente que se agarra al éxito, a la necesidad de poseerlo. Yo he tenido de todo un poco, Beautiful fue recibida a palazos, yo he pasado por todo, son las mejores lecciones de la vida, el éxito el fracaso, el abucheo, va y viene, lo único que queda es la intención, el aprendizaje. La obra queda y tendrá tiempo de ser revisada nuevamente. No puedes controlar la forma en la que la gente vaya a ver la película. Mi padre no tuvo éxito y veía un riesgo en lo que yo tenía. Como anécdota, en ese entonces Hugo Sánchez, era un jugador exitoso, pero mi padre le odiaba, y él hablaba en tercera persona, y mi padre decía que cuando alguien empieza hablar en tercera persona, ya no vale.»

    Aquí te dejamos el audio de la entrevista junto a más compañeros de prensa, esperamos os guste y te puedas acercar más en la mente de este gran director.

    spot_img

    DEJA UNA RESPUESTA

    Por favor ingrese su comentario!
    Por favor ingrese su nombre aquí

    spot_img

    Últimos Artículos

    Related articles

    spot_img