En Mi Gran Noche a José lo envía la ETT, a un pabellón industrial de las afueras de Madrid para trabajar en la grabación de una gala especial de Nochevieja. Cientos de figurantes, con el mismo papel que él, llevan semana y media encerrados y desesperados mientras fingen celebrar con alegría la falsa venida del Año Nuevo, mientras en el exterior se libra una batalla campal debido al ERE que afecta a la productora televisiva. Mientras tanto en los camerinos Alphonso libra su propia lucha, es capaz de todo para asegurarse que su actuación tendrá la máxima audiencia, aunque eso signifique fastidiar a Adanne, su antagonista. El joven cantante latino, a su vez, es acosado por las fans que quieren chantajearle. Por otro lado los presentadores del programa se odian y compiten entre sí para ganarse la confianza del productor. Pero lo que nadie sabe es que la vida de Alphonso corre peligro…

Jaime y Carlos

La descripción os parece un caos, ¿a que sí? Pues eso es la película, un autentico caos en el que Alex de la Iglesia es capaz de moverse con la mayor naturalidad del mundo, llevando al espectador de una historia a otra sin ni siquiera pestañear. Es una sucesión de gags protagonizados por distintos personajes, pero todos con un aire satírico e irreverente. El director consigue encontrar gracia y mala leche, a la vez que se apoya en un evento, que para muchos es parte de tradiciones familiares, como puede ser un especial de Noche Vieja. Precisamente con la grabación de este programa introduce unos personajes de la canción (después hablaremos de Raphael) y unos figurantes que hacen lo que les manda el regidor que a la vez recibe ordenes de su superior y así sigue la cadena.

El mismo Alex de la Iglesia dijo que busca que todas sus películas tengan un toque de tragedia grotesca, de pantomima con personajes muy contrastados que en este caso se encuentran encerrados en un plató de televisión. Y realmente no se le puede reprochar, el centro de esta película son los personajes, ya sean los figurantes, los presentadores, los cantantes o los trabajadores. Y si funciona tan bien es gracias al gran reparto con el que cuenta, encabezado sin duda por Raphael (que por cierto es quien, a base del famoso anuncio de Navidad, encendió la bombilla de la creatividad en Alex de la Iglesia). El personaje de Alphonso es la demostración de que Raphael, en el punto de su carrera en el que se encuentra, sigue siendo capaz de reírse de si mismo. Su primera aparición en la película es galáctica (no puedo usar otra palabra). Pero realmente Alphonso no es nada sin los personajes de Carlos Areces y Jaime Ordoñez. Este trío es posiblemente lo mejor de la película al que en ocasiones se suma Mario Casas. El trío de figurantes formado por Pepón Nieto, Terele Pávez y Blanca Suarez (que será recordada por su ¡¿¡Te Imaginas!?!) forma el segundo arco argumental importante aunque con menos tirón que el primero. El resto de personajes siguen siendo graciosos en sus diferentes situaciones: los presentadores, el director de la cadena, otros figurantes…

Realmente es una película bestia y divertida, al puro estilo de Alex de la Iglesia, que hará pasar un buen rato a cualquiera que tenga ganas de divertirse.

Director: Alex de la Iglesia

Reparto: Raphael, Mario Casas, Pepón Nieto, Blanca Suárez, Carlos Areces, Luis Callejo, Carmen Machi, Jaime Ordoñez, Santiago Segura, Enrique Villén, Hugo Silva, Carolina Bang, Terele Pávez, Carmen Ruiz

no hay problema para perros

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here