Vuelve El Ministerio del Tiempo, con más historia, más personajes y mas risas.

El Ministerio del Tiempo vuelve el lunes 15 de febrero y con él volveremos a ver a Alonso, Julian, Amelia, Velázquez… Y alguna cara nueva.

El ministerio del tiempo

El Ministerio aún se está reponiendo del impacto sufrido por la traición de Irene Larra. Lola Mendieta está en la cárcel. Julián vuelve tras un tiempo de reposo y tratamiento psicológico tras fracasar en su obsesión de salvar a su esposa Maite, fallecida años atrás… Pero un nuevo caso debe de ser resuelto: el hallazgo de unos restos fechados que supuestamente pertenecen a El Cid Campeador. El problema es ya existen otros restos pertenecientes a tan insigne personaje que reposan en la catedral de Burgos. ¿Acaso hay dos Cid? ¿O uno es verdadero y el otro el falso? Amelia y Alonso se dirigen al sigo XI para descubrirlo y lo hacen acompañados por Ambrosio de Spínola por orden de Salvador. Esto significa que Julián será apartado de la patrulla, generando algún nuevo conflicto.

El ministerio del tiempo

No se considera a El Ministerio del Tiempo la serie revelación española de 2015 porque sí. En la primera temporada los guionistas consiguieron dar protagonismo a la historia de España sin sacrificar el entretenimiento e interés que debe tener una serie de televisión. Esto se consigue con capítulos únicos, que se constituyen como homenajes a personajes y hechos de nuestra historia. También ayudan unos protagonistas carismáticos que se complementan entre ellos, más de uno habrá soltado alguna carcajada con los encontronazos entre Amelia y Alonso (y podéis esperar más de esos gracias a la aparición de Spínola). Pero sobretodo el gran humor con el que se aborda la trama. La serie no habrá conseguido conectar con el espectador como lo ha hecho si no hubiese ofrecido una perspectiva fresca que, a pesar de tener muchos guiños a otras series, no copia y se reinventa cada episodio.

El ministerio del tiempo

Estaréis pensando, si no ha dicho nada del capítulo 9, Tiempo de Leyenda. Pero es que no puedo, ni quiero, deciros mucho, salvo que me ha encantado y que, si os consideráis Ministéricos como nosotros, el lunes deberíais estar pegados a vuestras pantallas para poder disfrutar de la historia del Cid Campeador contada cómo solamente Javier Olivares sabe hacerlo.

Sayonara, baby.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here