BannerAtlantica BannerHeroes
BannerAtlantica BannerHeroes
BannerAtlantica BannerHeroes
BannerAtlantica BannerHeroes

El Niño y la Bestia no todo es Ghibli

[dropcap size=small]P[/dropcap]ara muchos, animación japonesa significa Estudio Ghibli. Lo cierto es que la industrias del anime es una de las más ricas, pero tiene una distribución un poco marginal fuera de Japón. Gracias A Contracorriente Films, podemos disfrutar en las salas españolas de El Niño y La Bestia, Bakemono no ko, un buen ejemplo, que hay mucho cine de calidad fuera de nuestras fronteras. Pude disfrutarla gratamente en el pasado Festival de San Sebastián, pero ahora vamos a comentarla en detalle.

Paralelo al mundo de los humanos existe el mundo de las bestias. Las bestias se rigen por unas reglas estrictas que les impiden interferir en el mundo humano y éstos viven en el desconocimiento total del segundo mundo. Kyuta es un joven que vive mendigando en las calles del moderno Tokyo y que un día, por accidente, termina deslizándose dentro del mundo de las bestias. Aún sin haberse recuperado del shock de descubrir un mundo habitado por seres medio animal, medio humano, Kyuta presencia el combate de dos grandes guerreros, disputándose el título de gran maestro, quien decidirá el futuro del mundo de las bestias durante la próxima era.

El combate no irá como lo esperado y Kyuta entablará amistad con uno de los contendientes, el imponente Kumatetsu. Kyuta no cesará en su empeño de conseguir que un guerrero tan poderoso le enseñe a valerse por sí mismo con la espada, pero el obstinado maestro no tiene ninguna intención de tener un aprendiz.

El Niño y la Bestia - Hermanos comiendo

Diversión para todos

El Niño y La Bestia es una película de aventuras en el sentido más amplio. Es una gran película para ir con los más jóvenes (aunque no tanto con niños pequeños) o para disfrutarla como uno. Durante casi dos hora la película va presentando tramas que va resolviendo casi secuencialmente, como si de una miniserie se tratase. Por un lado tenemos la gran trama de las relación entre el joven Kyuta y el maleducado Kumematsu, cargada de humor, donde se explora las relaciones con las figuras paternas y la influencia en el desarrollo de ambos. Por otro, tenemos la aventura pura y dura del camino hacia la maestría, con esas misiones espectaculares para alcanzar la sabiduría y unos combates impresionantes. Como todo buen anime, también contiene una parte final más reflexiva, meditando acerca del mal inherente de la humanidad y el sentimiento de abandono.

El director, Mamoru Hosoda, sorprendió a todos cuando, después de una corta carrera dirigiendo películas de series como Digimon o One Piece, dirigió la aclamada La chica que saltaba a través del tiempo y después Summer Wars. Hosoda quizás trata de incluir demasiado contenido en una sola película, sin resultar demasiado novedoso o sorprendente. Por otro lado la animación  impresiona en algunos momentos, llegando a confundirse con una fotografía (en los fondos de Tokio) y los momentos en el que se hace uso del 3D (especialmente la escena final de la ballena) se notan que contaron con un estudio de animación muy hábil en esas sabores.

Una película tan sencilla como tierna, que nos invita a sentarnos y disfrutar de la acción y la aventura y dejarnos llevar por la historia de un chico que un día llegó al mundo de las bestias y conoció a la más grande,bruta y cabezota que había. Y aprendieron el uno del otro.

El Niño y la Bestia - enfrentamiento maestros

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here