De Donnie a Jake, lo mejor de Jake Gyllenhaal

A lo largo de la última década, Jake Gyllenhaal ha trabajado y mejorado de forma exponencial hasta convertirse en uno de los rostros más reconocidos de Hollywood. Si bien su primer papel importante fue en Cielo de octubre (1999), su interpretación apenas dos años después de un joven con serios problemas en Donnie Darko le catapultó de forma definitiva hacia la fama. Algo que, siendo hijo de padre director y madre guionista, y hermano menor de la actriz Maggie Gyllenhaal, parece que llevara en la sangre.

Desde entonces, el afamado actor ha encadenado diversas producciones de éxito, logrando por el camino una nominación al Óscar como mejor actor de reparto por Brokeback Mountain. A sus escasos 35 años, parece razonable pensar que aún le queda una dilatada carrera cinematográfica para hacerse con una muy merecida estatuilla. A continuación, repasamos sus obras más célebres.

Nightcrawler

Nominada al Óscar a mejor guión original, Nightcrawler es, por mucho, el mejor papel de Jake Gyllenhaal en toda su carrera. En una extraña y peculiar mezcla de cine negro y thriller, la acción nos lleva a las calles de Los Ángeles, en donde el crimen es una constante que aprovechan los medios más sensacionalistas para conseguir audiencia.

Louis Bloom (Jake Gyllenhaal), un joven excéntrico y entusiasta sin trabajo, aprovecha este filón para comprarse una cámara y cubrir los crímenes de la ciudad, haciendo gala de una frialdad y falta de escrúpulos inusitada. La interpretación es particularmente viva y tenaz, en donde Jake asimila la complicada psicología de su personaje para darle vida de manera impecable. Y, por cierto, la película es buenísima.

Brokeback Mountain

Brokeback Mountain es especial por muchos motivos. A pesar de que la actuación de Jake en esta película quedase enormemente eclipsada por un Heath Ledger estelar, seguramente se trate de uno de los dramas románticos más brillantes de los últimos 15 años. En él, Ennis del Mar (Heath Ledger) y Jack Twist (Jake Gyllenhaal) son dos jóvenes, uno de Wyoming y el otro de Texas, que logran un trabajo en la montaña Brokeback durante el verano del 1963.

Desde el principio, la complicidad y el deseo entre ambos queda patente, desembocando en un profundo sentimiento amoroso que se verá frustrado por la distancia y por el ‘qué dirán‘. Una película bellísima y, sobre todo, muy contenida, en donde la lágrima llega por la vía de la narración en su conjunto y no por la tragedia puntual.

Enemy

Aunque precise más de un visionado para ser comprendida, Enemy, dirigida por Denis Villeneuve y adaptada de la novela El hombre duplicado de José Saramago, es una joya cinematográfica de la narración, la fotografía y el simbolismo.

Trata la historia de Adam, un profesor universitario que ve pasar los días y las noches con una monotonía asfixiante. Un día, un compañero le recomienda ver una película, en donde descubre que uno de los actores de fondo es… ¡él mismo! A partir de entonces, Adam comenzará un camino de preguntas y respuestas sin solución, huyendo y sintiéndose atraído al mismo tiempo por esa realidad. Naturalmente, la película esconde un significado muchísimo más profundo, interesante y reflexivo que esta breve sinopsis, pero mejor que lo descubráis por vosotros mismos. Jake, en un papel doble y en donde da vida a dos perfiles de personaje antagónicos, está impecable.

Donnie Darko

Como Enemy, Donnie Darko es otra película en donde la superficie esconde varias capas de profundidad insospechadas en primera instancia. Donnie (Jake Gyllenhall) es un muchacho con problemas psiquiátricos, a quien persigue la imagen de un conejo gigante llamado Frank. Para deshacerse de él, Donnie emplea su enorme intelecto y creatividad, que lo llevarán a desentrañar una serie de enigmas relacionados con los viajes en el tiempo.

Si bien, de primeras, esta premisa podría parecer bastante absurda, Donnie Darko va mucho más allá, en una constante retórica sobre el bien y el mal, sobre el ser diferente y marginal, sobre la perseverancia, el sacrificio… Aunque lo más interesante de todo viene con su final, que no os desvelaremos, desde luego.

Prisioneros

Aunque en este caso su papel fuese más secundario y sosegado, Prisioneros continúa siendo, junto con Zodiac, uno de los más brillantes thriller en los que ha participado Jake Gyllenhaal. También dirigida por Denis Villeneuve (Enemy), y coprotagonizada con Hugh Jackman, Prisioneros narra la misteriosa desaparición de dos niñas pequeñas. Keller Dover (Hugh Jackman), padre de una de las pequeñas, decide encargarse personalmente de la investigación al margen de la justicia.

El detective Loki (Jake) se enfrenta, de este modo, a dos tareas: la de perseguir la pista del secuestrador y la de moderar y vigilar los comportamientos de Keller. Una película de una atmósfera oscura y claustrofóbica, en donde Jake da vida a un policía mermado y frustrado por no poder dar con la clave del secuestro.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here