Todo saldrá bien estreno hoy en cines

Hay veces en las que se nos olvida que el cine no tiene por qué ser sólo entretenimiento. Además existe un cine social que nos muestra la realidad que a veces preferimos ignorar. Con Todo Saldrá Bien, Jesús Ponce nos da un claro ejemplo de este tipo de cine, que si bien es muy duro también es muy necesario.

Todo saldra bien 1

Todo saldrá bien nos narra la relación de dos personas a través de la perdida común. Y a través de esa relación como los sentimientos de odio, miedo y resentimiento pueden lastrar la vida. Con una puesta en escena mínima, ubicada prácticamente toda la historia dentro de una casa de pueblo, y con tan sólo dos actrices (Isabel Ampudia y Mercedes Hoyos) cargando con el peso de la película, nos encontramos ante un relato que trata temas tan duros como la dependencia, el alcoholismo, los recortes y la soledad.

No es una película fácil, no tuvo que serlo para el equipo de ocho personas que la llevo acabo, y no lo es para el espectador, pero ese es su objetivo. Las dos actrices nos muestran una imagen desgarradora de como las huidas hacia delante de algunos pueden destrozar familias, causando años de sufrimiento para los que quedan detrás. Es duro mantener el peso de una película así, pero ambas actrices dan la talla y consiguen alcanzar al espectador a través de la pantalla.

Como el mismo director reconoce el se limita a hacer de cauce para la interpretación de las dos protagonistas, aunque eso no es trabajo baladí. Si bien la película se puede hacer un poco lenta al principio, se puede pasar por alto. La selección de planos, la forma de enfocar a las distintas escenas aumentan la carga emocional del enfrentamiento con éxito, y ayudan a aumentar la tensión existente.

Todo saldrá bien 2

Además no olvidemos que el propio Ponce es el guionista de la obra, que es la parte fundamental sobre lo que se sustenta todo lo anterior. Como el mismo nos contó después del visionado, es una historia que tenía ya pensada hace años, cuando terminó de grabar Déjate Caer (2007), pero que no ha perdido en absoluto su actualidad. Es más, puede que ahora tenga aún mas sentido. Como nos traslado, el escrito apenas sufrió cambios en todo este tiempo (alguna actualización tecnológica principalmente), pues es una historia que podría haberse dado perfectamente en los últimos diez años, y con la que alguno podría llegar a sentirse identificado.

En su conjunto es una buena película, aunque hay que tener el estado de animo para verla, que no dejará a nadie indiferente. La lastima es que no creo que se le de la difusión que se merece, quedando relegada a salar del circuito alternativo, otra injusticia más que se ve con frecuencia, pero si tenéis la oportunidad de ir a verla, os la recomiendo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here