Los días del festival comienzan a pesar, pero aún así seguimos con fuerza, yendo a todas las ruedas de prensa y pases que podemos. Las ruedas de prensa, especialmente las más multitudinarias, a pesar de no durar demasiado, requieren demasiado tiempo. Snowden, la última película de Oliver Stone, no sólo traía al director estadounidense, sino también a sus protagonistas Joseph Gordon-Levitt y a Shailene Woodley, por lo que había gran expectación y tuvimos que estar con mucho adelanto para poder ver de cerca a los protagonistas.

A pesar del renombre de los miembros de la mesa, la rueda de prensa resultó bastante rutinaria y falta de personalidad. La prensa se centró en las implicaciones políticas y postura del controvertido director, casa pasando por alto que más allá de un manifiesto a favor de las libertades digitales, Snowden es cine al fin y al cabo. Los protagonistas también esquivaron preguntas relativas al rodaje, centrándose en el mensaje que quiere transmitir la película.

Kimi No Na Wa / Your Name

Al igual que el año pasado con The Boy and The Beast, un anime aparece en competición en sección oficial. Your Name es un drama romántico acerca de dos jóvenes que comienzan a despertar con los cuerpos intercambiados. Una historia que se ha visto mil veces y que si hubiera sido contada mediante acción real, hubiese perdido toda la fuerza pero es la plasticidad y estilo artístico del anime los que consiguen contar una historia original y emocionante.

Lamentablemente, las peculiaridades del género puede echar para atrás a muchos críticos. Es anime en estado puro, con momentos musicales (que hacen un flaco favor al subtitular) que pueden resultar cursis y una sentimentalidad exacerbada. Sin duda una píldora refrescante dentro de la sección oficial, que aunque no intente denunciar ningún aspecto de la sociedad actual, ni contar una historia comprometida, conmueve gratamente.

hiroshi abe and kirin kiki in umi yori mo mada fukaku after the storm

Umi Yorimo Mada Fukaku / After The Storm

Sin salirnos del país nipón y ahora dentro de la sección Perlas, volvemos a encontrarnos con un viejo conocido del festival, Hirosaku Koreeda y su nueva película, After The Storm. Una vez más el cineasta japonés nos trae un relato pequeño, centrado en el día a día de un hombre divorciado y su deseo de forjar vínculos con su hijo. Ryota es un hombre sin dinero y que se desvive por poder estar con su hijo, pero divido con su afición al juego; durante una gran tormenta donde se ve obligado a quedarse en su casa materna, intentará recuperar la confianza de su hijo.

Siendo prácticamente un slice of life adulto, Koreeda nos cuenta como él solo sabe hacer un relato tierno y cercano. After the storm se centra en los personajes y sus sentimientos, en la importancia de la familia y los recuerdos del pasado. Como en toda su filmografía, la comida cobra un papel protagonista como vehículo para desarrollar a los personajes y sus relaciones sociales. Koreeda no decepciona aunque su último trabajo tiene quizás menos fuerza que Like father, like son o My little sister. La conclusión que deja After the storm es para trabajarla fuera de la sala y decidir cual ha sido el final.

American pastoral

Dentro de Sección Oficial aparece la ópera prima como director del renombrado actor Ewan McGregor, la adaptación de la novela ganadora del Premio Pulitzer de Phillip Roth, American Pastoral. Centrada en la década de los 60, la historia nos cuenta los conflictos de la pareja perfecta americana con su hija, metida de lleno en los movimientos anarquista y anticapitalistas de aquel entonces.

Ewan McGregor en la dirección y adaptando un premio Pulitzer parece una apuesta segura pero ésta se desinfla a los pocos minutos de comenzar. El labor de McGregor como director tiene algún punto brillante, pero la tónica general es bastante pobre y falta de personalidad. Por otro lado, el trabajo con el personaje de Dakota Fanning ha conseguido crear uno de los personajes más inaguantables y exagerados de los últimos tiempos, consiguiendo sacarte constantemente de la película cada vez que tiene la oportunidad (hasta el punto de provocar risas involuntarias entre el público de la sala). En definitiva, American Pastoral deja un montaje destartalado que deja grandes lagunas argumentales y una actuación que no convence lo más mínimo consiguen crear una película poco efusiva y aburrida.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here