BannerAtlantica BannerHeroes
BannerAtlantica BannerHeroes
BannerAtlantica BannerHeroes
BannerAtlantica BannerHeroes

Ahora o nunca

Hubo una época en la que el lanzamiento de un Final Fantasy paralizaba el mundo entero. La gente dejaba de ir a trabajar y los niños faltaban a la escuela con tal de disfrutar de un universo, una historia y unos personajes únicos. Eran los tiempos de Cloud, de Squall y de Yitán, cuyas aventuras marcaron a esa generación que vivió el cambio de siglo como un martirio. En 2003, Squaresoft y Enix se unieron, y aquel último as en la manga de Sakaguchi, su nada pretenciosa “fantasía final”, perdería con el paso de los años tanto la notoriedad como la calidad que caracterizó a la franquicia en los 90. Este martes 29 de noviembre, Final Fantasy XV sale a la venta. Y con ello, se abre el turno de las últimas oportunidades y de los momentos de no retorno en la historia de una saga.

final fantasy xv
Volver a lo más alto, o caer definitivamente en el pozo. Ese es el dilema con Final Fantasy XV

Ciertamente, se trata de un lanzamiento histórico. No tanto por el calado del videojuego en sí, que aún está por ver, sino por la trayectoria que envuelve a un desarrollo lleno de incertidumbre y de altibajos. Hay que remontarse hasta 2006 cuando, bajo el pseudónimo de Final Fantasy Versus XIII, Square Enix mostró públicamente el desarrollo de este Final Fantasy. Desde entonces, el crédito de la saga se ha resentido considerablemente, sobre todo tras la publicación de Final Fantasy XIII y el primer y fallido Final Fantasy XIV. Cierto es que, en este último caso, Square ha logrado con A Realm Reborn recomponer un MMO avocado al fracaso en un principio, hasta situarlo entre uno de los exponentes del rol multijugador masivo. Sin embargo, con Final Fantasy XIII, el descalabro fue absoluto. Ni con XIII-2 ni con Lightning Returns se consiguió la reconciliación con los aficionados, especialmente con los más clásicos, que veían en el desarrollo lineal y unidireccional del XIII una traición a los principios más básicos de la saga.

Por todo esto, el escepticismo en torno a Final Fantasy XV es absoluto y hasta justificado. No obstante, a lo largo del último año, Square Enix se ha volcado completamente en su desarrollo y promoción. Esto no sólo se evidencia con el lanzamiento de una película y hasta un anime, sino por la multitud de demos y vídeos al alcance del público. Square quiere que sepamos exactamente qué juego tenemos ante nosotros, qué ofrece y qué no respecto a los anteriores. La premisa está bien clara: un Action-RPG que abandona por completo el combate por turnos, con un mundo abierto y explorable desde el principio y cuatro amigos que lo recorren y luchan juntos. Para los detalles argumentales, Square sí que ha sido más reservada, pero superar el desastre de Final Fantasy XIII, tanto a nivel narrativo como de desarrollo de personajes, no es un desafío precisamente complicado.

FF XV chocobo
Como en anteriores Final Fantasy, podremos recorrer el mundo a lomos de un chocobo

En principio, quizá el planteamiento en clave de road movie no atraiga a muchos jugadores, pero sí devuelve ese carácter social y común de anteriores entregas. En muchos tramos de Final Fantasy XIII, era más que habitual recorrer el mundo solo o acompañado por otro personaje más, dejando el compañerismo en el olvido. A esto se le añade la obsesión de Square Enix por los pequeños detalles: ciclo día y noche, necesidad de dormir para ganar experiencia, más misiones secundarias, nuevo sistema de magias, chocobos… Todo ello dentro de un apartado gráfico que, rendimiento técnico al margen, luce a las mil maravillas en PlayStation 4. De hecho, este aspecto ha sufrido una importante mejora en el último año y medio. Desde el lanzamiento de Episode Duscae, hasta la última demo japonesa, Judgment, la calidad de texturas, partículas e iluminación ha progresado considerablemente, al igual que el número de fotogramas por segundo, titubeante en 2015 y que ya parece haberse arreglado.

En cualquier caso, el día 29 se sabrá si Square Enix consigue llevar de nuevo a la saga a lo más alto, o si, por el contrario, es condenada al fracaso más estrepitoso. El despliegue de medios en el último año y medio por parte de la compañía nipona es total, y su apuesta por este Final Fantasy, definitiva. Por este motivo, un capítulo más de decepciones en su historia puede, esta vez sí, dejar a la saga tocada para siempre; mientras que, de triunfar, volvería al lugar que abandonó tiempo atrás entre los más grandes de la industria. Tras 10 años de espera, el público decidirá en qué lugar de la historia coloca a Final Fantasy XV. La expectación es máxima.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here