BannerAtlantica BannerHeroes
BannerAtlantica BannerHeroes
BannerAtlantica BannerHeroes
BannerAtlantica BannerHeroes

Veneno para ratones obra que puedes ver en el Teatro Lara

No cabe duda de que Veneno para ratones es un título sugerente para una obra de teatro. Con ella, Alberto F. Prados y La Lirio Teatro desembarcan en el Teatro Lara de Madrid con el objetivo de demostrar al público que en cualquier historia caben, como en la vida, muchos y diferentes giros. Es una apuesta fuerte en la que las emociones navegan rumbo a un reconocimiento, propio o ajeno. Una interpretación muy complicada pero magistralmente ejecutada por Sergio Pozo, Mauricio Bautista e Isabel Ampudia. Una historia que estoy segura de que no va a dejar indiferente a todo aquel que la vaya a ver. Una auténtica lucha entre lo que somos y lo que ocultamos.

El equipo de Moobys ha podido indagar un poco más y preguntarle al propio Alberto F. Prados, estas han sido sus respuestas.

¿Qué es para ti el teatro?

Para mí el teatro es un marco en el que cabe la vida entera. Creo que las infinitas historias que pueden contarse es lo que me atrapa. Además es un lugar de recogimiento, de abrir la mente, de conocer otras realidades que a veces nos son ajenas.

Veneno para ratones trata mucho de la relación materno-filial encarnada por Julia y Diego. ¿Por qué elegiste el tema de la familia como uno de los principales?

Quería indagar en cómo los hijos parecen tener dos alternativas: parecerse a los padres o alejarse de lo que son. Es de quienes aprendemos todo, el referente que uno toma cuando se forma como persona. A partir de ahí, construí la trama.

¿Por qué ese título tan enigmático y a la vez tan cotidiano?

En un momento dado de la obra, se hace mención al título. No obstante, tiene que ver con lo que ocurre dentro de esta casa. Un personaje externo se adentra en la “madriguera” y trae consigo algo de ese veneno.

Cuando estabas en el proceso de creación de Veneno para ratones, ¿existían los tres personajes desde el inicio o Mau apareció después? Cuéntanos un poco cómo fue.

El personaje de Mau apareció algo después, pero poco tiempo. Empiezas a tejer una historia que gira alrededor de una madre y su hijo y necesitas un personaje detonante.

Ahora que vivimos en la era de las redes sociales y que todo es un escaparate que oculta nuestras miserias, ¿crees que al final nuestro lado más oscuro termina por aflorar?

Creo que en ocasiones puede aflorar, pero sinceramente, creo que la parte más oscura de uno mismo es un secreto que solo tú conoces. Podrán salir algunos actos, pero la verdadera motivación, que es lo realmente oscuro, creo que no se puede filtrar.

Veneno para ratones comienza de una manera muy cotidiana y conforme avanza el espectador entra en un universo bien distinto, ¿por qué este contraste?

Creo que el contraste es parte de la definición del género del thriller, es decir, todo va aparentemente bien hasta que algo hace que todo se desmorone. Por otro lado, quería mostrar que hay relaciones tóxicas y enquistadas con las que las personas conviven de manera cotidiana, como bien decías.

Es una obra teatral que invita a la reflexión. ¿Crees que a la sociedad o a las personas como individuos les falta reflexión?

El fin de la obra no es lanzar ningún mensaje moralizante. Sin embargo, sí pienso que en el teatro debe haber reflexión, llevarte a casa algo más que el rato que has estado sentado en la butaca. Aunque solo sea haber visto una historia a la que no estás acostumbrado. Respondiendo más concretamente a tu pregunta, sí, creo que nos hace falta un poco más de reflexión a todos. Solo hay que mirar un poco a nuestro alrededor para darse cuenta de ello.

Veneno para ratones tiene mucha carga psicológica, ¿cómo ha sido el trabajo con los actores?

Siempre digo que la mitad del resultado es dirección y la otra mitad trabajo de investigación por parte del actor. En esta ocasión ha estado bastante ponderado entre lo que yo tenía en mente y lo que ellos han aportado adentrándose en las motivaciones de los personajes. Es muy interesante el punto de vista de un buen actor que descubre matices y detalles que tú mismo desconocías de tu texto.

veneno para ratones
Fotografía de Chus Blázquez.

Esta obra la llevaste a la Pensión de las Pulgas y ahora los espectadores pueden verla en el Teatro Lara, ¿hay diferencia en cuanto a la dirección y montaje?

El texto es el mismo, pero sí hay diferencias en cuanto a la puesta en escena. Obviamente el espacio es diferente y ha habido que adaptarse a él. Además, en esta ocasión contamos con Matyssa Pérez, una técnico de iluminación y sonido que ha creado una atmósfera maravillosa.

Como autor, ¿te has encontrado con la censura?

Lo cierto es que no. He presentado las dos obras que he escrito a los espacios en los que se han representado y nadie me ha dicho si sobra o falta algo.

Si puedes revelarlo, ¿en qué proyectos estás embarcado actualmente?

Estoy formándome con autores contemporáneos que me gustan especialmente. Historias y personajes siempre hay en la cabeza, pero me gustaría tomarme un tiempo para darles voz y también para descansar, que lo necesito.

¿Por qué hay que ver Veneno para ratones?

Quitándome todo mérito, yo iría a ver el trabajo de estos tres grandes actores. Y lo digo de corazón. Admiro su entrega y su inmenso talento. Además, es una obra con bastante tensión, con varios giros argumentales que hacen que el público quiera saber más, y que concluye con un final bastante esclarecedor. Es un montaje que te mantiene pegado a la butaca, al menos eso es lo que nos comentan los espectadores después de las funciones.

Desde Moobys deseamos mucha suerte a todo el equipo de Veneno para ratones y os animamos a que echéis un ojo a lo que nosotros opinamos de la obra aquí, quizá os convenza un poco más.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here