lunes 30 noviembre, 2020
Más

    [ESPECIAL] Óscar 2017: Historia bajo la luna

    Tras meses de galas y largos caminos entre festivales de medio mundo, llegó por fin el esperado 26 de febrero y con ello la fiesta por excelencia del mundo del cine. Llegó la 89ª edición de los Premios Óscar. Un año más, Hollywood celebra su noche grande, esta vez con la promesa de poder ser además una noche histórica. Los Óscar 2017 contaban con el musical homenaje a los clásicos, La La Land, nominada a 14 premios, cifra que igualaba el récord histórico de Titanic y Eva al desnudo. Con muchas de sus nominaciones prácticamente convertidas en premios antes de empezar la gala, la emoción de la noche estaba en ver si como auguraban muchas de las quinielas, La La Land era capaz de convertirse en la película con más Premios Óscar de la historia.

    Frente a ella y para tratar de impedirlo llegaban el resto de películas. La ciencia ficción más humana de los últimos tiempos reunida en una auténtica obra maestra del canadiense Denis Villeneuve, La Llegada; el drama afroamericano a tres edades del joven Chiron en una historia pequeña contada con tan sólo un millón y medio de dolares que le planta cara a los gigantes de Hollywood, Moonlight; y el belicismo de la temporada de la mano de Mel Gibson y su reconciliación con la Academia en Hasta el último hombre. A estas tres películas se unían las también nominadas Manchester frente al mar, Lion, Figuras ocultas, Fences y Comanchería.

    - Advertisement -
    BannerAtlantica BannerHeroes
    BannerAtlantica BannerHeroes
    BannerAtlantica BannerHeroes
    BannerAtlantica BannerHeroes

    Visto lo visto, en los Óscar 2017 se presentaban sólo tres escenarios imaginables para la noche. El primero, con La La Land convirtiéndose en la película más exitosa de la historia. El segundo, con La La Land arrasando en la gala pero quedándose a las puertas de los 11 premios Óscar. Y el tercero y último, la aleatoriedad de una noche llena de sorpresas.

    Con todas las cartas sobre la mesa y estos tres escenarios planteados en todas las quinielas, no quedaba más que comenzar la gala para poder por fin despejar las dudas. Era hora de hacer historia, y los chicos de La La Land se las prometían felices.

    Oscars 2017

    Óscar 2017, sorpresas para todos

    Empezaba la gala con ritmo de la mano de la actuación musical del nominado a Mejor canción original, Justin Timberlake, y su Can’t Stop the Feeling. Tras esto hizo acto de presencia el maestro de ceremonias, Jimmy Kimmel, para dar comienzo con un monólogo bastante olvidable donde se limitó a dar un ligero toquecito a Trump para posteriormente hacer un repaso general a los principales nominados de la noche. No faltaron las bromas a las películas que nadie ha visto o la ronda de aplausos de cada edición a la eterna nominada Meryl Streep, con la que Jimmy Kimmel bromeaba de manera acertada con un «Meryl ni siquiera ha hecho una buena película este año, simplemente la hemos puesto ahí«.

    Y tras esto llegaban los primeros premios de la noche. Mahershala Ali se hacía como estaba previsto con el Óscar a Mejor actor secundario por su papel en Moonlight. En su discurso se acordaba de su recién nacida hija. El segundo premio de la noche, a Mejor maquillaje y peluquería, iba a parar, sorprendentemente, al Escuadrón Suicida. Sí, oficialmente y a partir de ahora, habrá que referirse a ella como Escuadrón Suicida, la película ganadora de un Óscar. Y a esta sorpresa le seguía el primer fallo en las quinielas para La La Land, que se quedaba sin el premio a Mejor vestuario en favor de la fantasía mágica de Animales fantásticos y dónde encontrarlos. Después de esto, no hubo quiniela que valiese. El resto de la gala prometía ir a contracorriente.

    El espectáculo seguía con la entrega del Óscar a Mejor documental a O.J.: Made in America, una película de más de siete horas de duración, o lo que viene a ser una s-e-r-i-e. Tras esto llegó la segunda actuación de la noche. Salió al escenario la joven Auli’i Cravalho a interpretar How Far I’ll Go, el tema nominado de la película de animación de Disney, Vaiana, en el que fue uno de los mejores momentos de la noche. Ha nacido una estrella con esta chica.

    Llegaba el momento de los dos premios que podían marcar el futuro de la noche para La La Land. Y estos dos premios dejaron la que podía ser una noche histórica para el film de Damien Chazelle en una noche más. Los Óscar a Mejor montaje de sonido y Mejor mezcla de sonido fueron para La Llegada y Hasta el último hombre, respectivamente. Tras 21 galas nominado yéndose de vacío, Kevin O’Connell se hacía con la estatuilla dorada por la cinta bélica. Ya era hora. La gala seguía sin defraudar, repartiendo premios inesperados hasta para los más entendidos del mundillo.

    Viola Davis Oscars 2017

    Y volvíamos a la categoría de actores con el Óscar a Mejor actriz de reparto, que, ahora sí, sin ninguna sorpresa, fue a parar a las manos de Viola Davis por su papel en Fences. No desperdició su momento de gloria dejando un discurso con el que celebrara la vida y agradecía a su compañero de reparto Denzel Washington. Seguía la velada con el premio reivindicativo de la noche, el de Mejor película de habla no inglesa para The Salesman, cuyo director Asghar Farhadi tiene prohibida la entrada a los Estados Unidos a causa del veto a ciertos países islámicos instaurado por el actual presidente americano, Donald Trump. Subió al escenario una ingeniera iraní enviada del director, que leyó su discurso entre aplausos del Dolby Theatre.

    En la categoría de Mejor cortometraje de animación triunfó Piper, la pequeña pero técnicamente intachable historia creada por la compañía de animación reina, Pixar. El Óscar a Mejor película de animación fue para Zootrópolis. La cinta de Disney que cautivó a crítica y público le ganó la partida a Kubo, La Tortuga Roja o Vaiana en una de las categorías más duras y competidas de esta edición.

    Pasada las 4 de la madrugada española, llegaba por fin el primer premio para La La Land. El musical hollywoodiense conseguía hacerse con el Óscar a Mejor diseño de producción. A este momento le seguía uno de los instantes más extraños, incómodos y forzados de la gala, con un grupo de turistas entrando a la gala por sorpresa y montando una suerte de show entre fotos y saludos a actores. Tras crear hace unos años el momentazo del selfie e intentar recrearlo al año siguiente con el reparto de pizzas, este tercer intento de ganar audiencia y notoriedad en las redes sociales ha sobrado totalmente.

    Giraba la gala hacia lo más visual con la entrega del premio a Mejores efectos visuales, que recayó como se esperaba en El libro de la selva, la cinta de Jon Favreau producida por Disney y cuyo éxito parece haber abierto la puerta a más películas de acción real en el seno de los clásicos Disney. Nunca es tarde para seguir haciendo caja a costa del viejo Walt.

    Seguía el festival de sorpresas con el Óscar a Mejor montaje para Hasta el último hombre, que sumaba su segundo premio de la noche, poniéndose a la cabeza de los ganadores. Y en los cortometrajes se hacían con la estatuilla The White Helmets y Sing, ganadores en las categorías de documental y de ficción respectivamente. Se queda una vez más a las puertas el Óscar para un cortometraje español, Timecode, de Juanjo Giménez.

    Llegamos a los premios principales

    Llegaba una de las categorías más esperadas con el Óscar a la Mejor fotografía. Cuando ya se comenzaba a oler un sorprendente rechazo masivo de la academia hacia La La Land, Linus Sandgren saltaba a recoger su premio, apuntando el segundo de la noche en la cuenta del musical gracias a esos cielos rosados y colores vibrantes que pueblan cada minuto de la cinta. Antes de continuar con las actuaciones musicales, Jimmy Kimmel dio entrada a uno de los mejores momentos de la noche, un vídeo sacado de una de las secciones estrellas de su late night, el Mean Tweets, con Emma Stone, Ryan Gosling o Natalie Portman.

    Ahora sí, llegaba la actuación musical de John Legend, que interpretaba una mezcla de los dos temas nominados de La La Land: City Of Stars y Audition. Una buena actuación que supo a poco al conocer que los dos protagonistas de la película se negaron a ser ellos los encargados de cantarlas. Continuaba el ritmo de la noche con los premios musicales. El Óscar a Mejor banda sonora original fue como era previsible para Justin Hurwitz por la impecable partitura de La La Land. Inmediatamente después ganaría el Óscar a Mejor canción original por City of Stars.

    Tras la doble alegría para la favorita, Jennifer Aniston daba pie al momento emotivo de la noche, el clásico In Memoriam, lleno este año de pérdidas, entre las que se contaban las de Gene Wilder, Andrzej Wajda, John Hurt, Abbas Kiarostami, Raoul Coutard, Debbie Reynolds y Carrie Fisher. Todo con el fondo musical en directo de Sara Bareilles cantando el tema Both Sides Now.

    Tocaba el turno de los guiones. El de Mejor guion original fue para Kenneth Lonergan por Manchester frente al mar, quitando de esta manera otro premio a la cinta de Damien Chazelle. En la otra variedad, la de Mejor guion adaptado, el ganador fue Moonlight, entregado a Barry Jenkins y Tarrel Alvin de las manos de Amy Adams, presente en la gala tan sólo para entregar ese premio y a pesar de haber sido injustamente olvidada. Nosotros por el contrario no olvidamos, académicos.

    Y llegó la cita con la historia para Damien Chazelle. El director de La La Land se hizo con el Óscar a Mejor director, convirtiéndose así en el director más joven de la historia en ganar esta estatuilla dorada, con poco más de 32 años, por su tercera película tras la desconocida Guy and Madeleine on a bench park y la triple ganadora del Óscar, Whiplash.

    89th Annual Academy Awards - Show - Enma Stone
    (Photo by Kevin Winter/Getty Images)

    Quedaban ya tan sólo tres premios cuando salía al escenario Brie Larson, futura Capitana Marvel y actual ganadora del Óscar, para presentar el premio a Mejor Actor, que como estaba en todas las quinielas terminó llevándose Casey Affleck. Y tras esto, llegaba uno de los momentos más esperados, con Leonardo DiCaprio entregando el Óscar a Mejor actriz a la estrella indiscutible de La La Land, Emma Stone. Ni Natalie Portman con su Jackie, ni Isabelle Huppert con su Elle pudieron con la niña que llegó a Los Ángeles haciéndoles una presentación de PowerPoint a sus padres, convenciéndolos de por qué debía ir a vivir a la meca del cine. Se antoja imposible no alegrarse por una actriz que parece tan humilde como versátil y que cada vez que se pone frente a una pantalla te hace olvidar que lo que estás viendo no es real, sino tan sólo grupo de gente divirtiéndose frente a unas cámaras y creando auténticas obras de arte. Ya era hora de que tuvieses tu Óscar, Emma. Enhorabuena.

    Y el Óscar es para… espera, no

    Y tras más de tres horas y media de gala, tocaba el colofón final a la noche. La cita llevaba escrita la palabra HISTORIA desde que se anunciaron las nominaciones de La La Land. Y vaya si se hizo historia. Salían a escena Warren Beatty y Faye Dunaway, los protagonistas de la mítica Bonnie and Clyde, para entregar el galardón más importante de la noche. Y podemos estar seguros que esta va a ser la última vez que lo hagan. Tras el pequeño vídeo recuerdo de las nominadas, Warren Beatty se aventuró a abrir el sobre, y tras dudar unos segundos y mirar dudoso a su compañera de escena, proclamó el nombre del ganador a Mejor Película: La La Land. Ninguna sorpresa, la favorita se hacía con el premio, los productores, actores, director y demás miembros del equipo subían a recogerlo. Todo era una fiesta para el musical, hasta que llegó la historia una vez más para dejar su huella. Sobres equivocados, los productores del musical descolocados, Damien Chazelle con cara de haber visto un muerto en los pasillos del Dolby Theatre y mientras, Emma Stone, riéndose mientras correteaba por el fondo del escenario atónita ante lo sucedido. ¿Os acordáis del final de la película, con todo ese final alternativo que nos regala la felicidad de unos protagonistas juntos, se vuelve agridulce al darse de cara con la realidad? Pues eso mismo fue lo que sufrió en estos momentos el equipo de La La Land. El “podíamos ser felices con el Óscar, pero no».

    Era entonces cuando se pedía al equipo de Moonlight que subiera al escenario. El Óscar era suyo. Barry Jenkins no se lo creía. Los actores se abrazaban sin saber muy bien qué hacer. De nuevo, Jimmy Kimmel pedía a los ganadores que subieran a recoger el premio, entre las explicaciones de un Warren Beatty que se vio metido de lleno en uno de los fallos más catastróficos jamás visto en los Premios Óscar. Al parecer, el sobre que le entregaron era de nuevo el de Mejor Actriz, por lo que él, descolocado, se limitó a mirar a Faye Dunaway y a bastidores, como se puede apreciar en las imágenes, y ante la ausencia de alguna interrupción por parte de los productores de la gala, terminó leyendo el nombre que ponía en dicho sobre, el de La La Land.

    Así que de la manera más inesperada de todas, Moonlight le arrebató literalmente el premio de sus propias manos a La La Land, que a pesar de ser la gran ganadora de la noche con 6 premios, se quedó sin la guinda del pastel. Y es ahora cuando cobra sentido la palabra tantas veces escrita a lo largo de esta crónica. HISTORIA. Una noche en la que todos esperaban una apabullante victoria para Damien Chazelle y su equipo. Pero no, este año los Premios Óscar nos tenían guardado un pequeño deleite, una última patada al sistema actual, un vuelco en las quinielas y hasta podríamos decir que un ejemplo de justicia poética. Porque sí, La La Land nos ha ganado a muchos con sus canciones originales, sus puestas en escena homenaje a los grandes musicales del siglo XX, las actuaciones de dos grandes del joven Hollywood actual, la dirección del que promete ser uno de los directores del futuro y hasta la fotografía preciosista de un chico que vino de Suecia. Pero el cine a veces es más que todo eso.

    Oscars 2017 Moonlight

    El cine este año ha sido una madre aceptando lo que viene aún sabiendo que no va a terminar bien, de manos de una actriz olvidada. El cine ha sido un joven yéndose a la guerra con las manos limpias y la escopeta vacía traído por un cineasta que se reconciliaba con la Academia tras años de distanciamiento. Pero sobre todo, el cine este año ha sido un chico negro aprendiendo a nadar en los brazos de Mahershala Ali. El cine ha sido ese mismo niño imponiendo su nombre, Chiron, a base de golpes. El cine ha sido Chiron volviendo a casa después de varios años convertido en adulto para terminar perdonando a su madre drogadicta y reencontrándose en un restaurante con su primer amor de juventud. El cine este año ha sido pequeño. Y, de pequeño que ha sido, se ha hecho enorme. Y esa película no ha sido La La Land. Ese Óscar a la Mejor película ha sido Moonlight. Porque si había que hacer historia, Barry Jenkins cogió un millón y medio de euros, el apoyo de una distribuidora que se está convirtiendo en todoterreno (A24, que maravilla lo que estás haciendo con el indie americano) y el equipo técnico justo y necesario, y lo hizo. Moonlight hizo historia, convirtiéndose en una de las películas con menor presupuesto en ganar el gran premio de la noche.

    Por todo esto y por más. Y porque, como citaban en la propia película, “los chicos negros bajo la luna, parecen azules». Hoy, esos chicos parecen de oro.

    Daniel Lucena
    Productor Audiovisual y estudiante de Comunicación Audiovisual en Sevilla. Entre cine, series, cómics, videojuegos y fotografía paso el tiempo. Con amor eterno a Pixar y Marvel. Desde Cinema Paradiso y Lost in Translation a Cisne Negro y La Red Social. "Find what you love and let it kill you".

    Otros Artículos

    Mi ruido azul: El debut de Marina Jade como autora

    Un libro muy emotivo y personal La vida de Marina Jade siempre ha estado vinculada al mundo de la música. De hecho, muchos de vosotros...

    Amigo: ¿Hasta dónde puede llegar una amistad?

    Amigo, una película cruda y real como ninguna. La cinta de Óscar Martín con la colaboración de Javier Botet y David Pareja para el...

    Vigalondo Midnight Madness: Arranca la segunda temporada

    Estreno el 4 de diciembre TCM, la plataforma que acoge a los clásicos del cine, lanza la segunda temporada de Vigalondo Midnight Madness. Arrancará de...

    Estrenos series internacionales para DICIEMBRE 2020 en Movistar+

    Las series internacionales que podrás ver en diciembre de 2020 en Movistar+ Movistar nos presenta sus nuevos estrenos para diciembre, las nuevas temporadas y también...

    Dejar respuesta

    Please enter your comment!
    Please enter your name here

    Más del autor
    Más del autor

    Continúa a la categoría

    [TV] You, la serie que le pinta la cara a toda una sociedad

    En este momento histórico para el audiovisual en que parece nos encontramos, no dejan de ser habituales las palabras de ciertos profesionales (sí, miro...