Enero está siendo un mes especialmente bueno para el cine de terror, con estrenos como La autopsia de Jane Doe, Múltiple o Somnia. Dentro de tus sueños. A pesar de ser un género evitado por algunos, ya que tiene fama de ofrecer películas de poca calidad, en los últimos años está viviendo un gran momento en parte gracias a festivales como Sitges o Sundance, y a una nueva forma alejada de lo gore y acercándose más al miedo psicológico.

Si sois de los que renegáis del cine de terror, os dejamos algunos títulos que os harán cambiar de opinión.

It Follows

Jay es una adolescente que, tras un encuentro sexual, algo empieza a perseguirla. La protagonista descubre entonces que su compañero era víctima de una maldición y que en ese encuentro, le ha pasado el testigo. La única manera de librarse de ello, es teniendo sexo con otra persona y pasar la maldición.

Fotograma de «It Follows».

It Follows sobresale como una de las mejores películas de terror por su historia, diferente a todo lo visto hasta ahora, por una estética y una magnífica banda sonora de inspiración ochentera y por la interpretación de Maika Monroe. La cinta consigue mantener la tensión, sin recurrir a imágenes explícitas. Cada escena es inesperada, y la ambientación contribuye a crear una atmósfera de misterio constante.

Una delicia para todos aquellos que se devanan los sesos buscando interpretaciones ocultas. Hay teorías de todo tipo: crítica a la frivolización de las relaciones en la actualidad o analogía de las enfermedades de transmisión sexual, entre otras.

Babadook

Una mujer viuda, Amelia, está desesperada con su hijo de seis años, Samuel, que tiene un extraño comportamiento y está aterrorizado por sus pesadillas. Un día aparece en su casa un cuento un tanto siniestro, llamado “The Babadook”, cuyo protagonista es un monstruo. Desde entonces, el niño se obsesiona con que es el Babadook el que aparece en sus sueños, y quiere hacerles daño.

Partimos de un argumento que parece manido, sin embargo, Babadook consigue darle una vuelta de tuerca a la típica historia de pesadillas y monstruos, poniendo como telón de fondo el duelo y la enfermedad mental. Y ese es precisamente su punto fuerte, que, a pesar de partir de una historia en principio superficial, consigue apelar al miedo psicológico y ponernos en la mente tanto del niño como de la madre.

La bruja

la bruja
Anya Taylor-Joy, protagonista de «La bruja».

Robert Eggers causó sensación en Sundance con su debut cinematográfico, una película sobre superstición y religión, en la que cada plano consigue ponerte los pelos de punta. Además de ser una maravilla desde el punto de vista visual, el universo que describe es de lo más atrayente, plagado de fuerzas sobrenaturales y, en definitiva, invitándonos a acercarnos a la parte más oscura de las creencias populares. Muy recomendable para todos los nostálgicos que echan en falta películas como El proyecto de la bruja de Blair. Aunque, eso sí, quizá no sea para los que busquen sustos y acción constante. La bruja ofrece un terror mucho más sutil, pero efectivo.

Under the shadow

Película de terror iraní que narra la historia de una madre y una hija que, en plena guerra en Teherán en los 80, empiezan a notar una presencias extrañas en su casa. Al igual que Babadook, no ofrece nada nuevo al género en lo que se refiere a la historia, pero el tema del conflicto armado nos hace poner lo ocurrido en contexto y se presta a interpretaciones más allá del argumento central, en este caso, sobre la religión y los efectos psicológicos de la guerra. Sin ir tan lejos, es una película perfecta para disfrutar tanto si queremos pensar como para ver algo ligero y pasar miedo: sin pretensiones.

Anticristo

Aunque habrá muchos que no calificarían a Anticristo de película de terror, lo cierto es que tiene elementos de sobra para ello. Una desgracia, la pérdida de su hijo, es el punto de partida de la pesadilla que vivirá una pareja, que decide retirarse al bosque para superar el dolor. Lo que ocurre allí, lejos de aliviarlos, no hará más que empeorar la situación. Algo más gráfica que las anteriores, contiene una de las escenas más duras y criticadas del cine en los últimos tiempos.

Fue dirigida por Lars Von Trier, y causó gran polémica, tanto que incluso se comentó que hubo varios desmayos durante su proyección en el festival de cine de Toronto. Polémicas aparte, es una película que, sin ser redonda, resulta interesante, sobre todo para entender el retorcido pensamiento de Von Trier. Una vez que veas esta película, querrás ver toda la filmografía del director. Cinta curiosa, como poco.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here