El 28 de marzo, una de las sagas más queridas y ambiguas del mundo de los videojuegos cumplía 15 años: Kingdom Hearts. De aquella, Square Soft y Enix aún no se habían fusionado, y PlayStation 2 apenas estaba en el ecuador de su vida útil. Desde entonces se han sucedido generaciones de consolas, la franquicia se ha diversificado por numerosas plataformas y un gran número de aficionados esperan el gran desenlace, Kingdom Herts III, de fecha aún incierta. Después de todo, la idea de juntar lo mejor de los universos de Disney y Final Fantasy, bajo la batuta de Tetsuya Nomura y las míticas composiciones de Yoko Shimomura, constituye uno de los más grandes experimentos de la historia de los videojuegos. Por ello, qué mejor forma de conmemorar sus 15 años que recordando los cinco mejores juegos de Sora y compañía.

5. Kingdom Hearts: 358/2 Days (Nintendo DS, 2009)

Quizá Kingdom Hearts 358/2 Days fuese el comienzo del rompecabezas particular en el que se ha convertido la saga con el paso del tiempo. Después de Kingdom Hearts II, fueron numerosos los interrogantes en torno al encaje de Roxas en el conjunto de la franquicia, su relación con Sora y la idiosincrasia de la enigmática Organización XIII. Si bien es cierto que la experiencia no es comparable con las entregas de sobremesa, 358/2 Days es indispensable para entender los aspectos más delicados (por anómalos) del argumento, y contiene algunas reflexiones filosóficas de lo más interesantes. Años después, con motivo del Kingdom Hearts 1.5 HD ReMIX para PS3, Square Enix rescató las cinemáticas para quienes se perdieron el juego en su día.

4. Kingdom Hearts: Chain of Memories (Game Boy Advance, 2004)

Kingdom Hearts

El salto de PlayStation 2 a la portátil de Nintendo pilló a muchos desprevenidos respecto a la importancia real de Chain of Memories. Nada más lejos de la realidad, con los años se ha mostrado como una de las claves del entresijo argumental de Kingdom Hearts, además de introducir una variante jugable, basada en la combinación de cartas, bastante más profunda de lo que parece. Tres años después, en 2007, Square Enix adaptó las mecánicas de GBA a PlayStation 2, en ese famoso Re: Chain of Memories que nunca llegaría a Europa… Hasta la llegada de Kingdom Hearts 1.5 HD ReMIX.

3. Kingdom Hearts II (PlayStation 2, 2005)

Kingdom Hearts II

Hoy por hoy, Kingdom Hearts II es el más completo, variado y duradero de toda la saga. En él, muchas de las mecánicas a medio hacer de Kingdom Hearts I fueron un paso más allá, el combate se perfeccionó y se arreglaron bastantes defectos de la cámara en tercera persona. Además, se introdujeron nuevos mundos, como el de El Rey León, Piratas del Caribe o La Bella y la Bestia; junto con las nuevas formas de Sora (Valiente, Sabia, Maestra, Sabia y Antiforma), que añadían capas de profundidad al título. Todo ello sin hablar de un desarrollo argumental que, si bien resultó confuso en sus primeros compases, goza de alguno de los momentos más memorables de la franquicia, como fue la batalla de Bastión Hueco.

2. Kingdom Hearts: Birth by Sleep (PSP, 2010)

Kingdom Hearts Birth by Sleep

Lejos de ser un spin-off más, puede hablarse perfectamente de Birth by Sleep como una suerte de “Kingdom Hearts 0” sin numerar. Además de contar con el sistema de combate más sólido y divertido de cuántos han pasado por la saga, la forma de contar la historia, desde tres perspectivas diferentes (Aqua, Terra y Ventus), fue un soplo de aire fresco muy positivo. Quizá sea el Kingdom Hearts menos Disney de todos, pero este “sacrificio” se compensa con un valor individual muy por encima del resto de juegos más “secundarios”. Birth by Sleep no solo no es secundario, sino que probablemente sea el más necesario de todos para comprender de qué va Kingdom Hearts en realidad.

1. Kingdom Hearts (PlayStation 2, 2002)

Kingdom Hearts I

La cámara era un suplicio. Algunos mundos, un dolor de muelas. Había rompecabezas bastante intrincados y puede que Squall, Cloud y Tifa no saliesen tanto como nos habría gustado, pero ningún otro Kingdom Hearts ha vuelto a irradiar la magia y el entusiasmo del primero. No era necesario ser un niño (como fue el caso de quien escribe) para disfrutar al máximo de sus pequeñas historias y de una esencia que se ha ido diluyendo con el paso del tiempo. Kingdom Hearts III tiene ante sí una dura papeleta y es recuperar, en ese final tan deseado como temido, el alma más primitiva de la saga, tanto para quienes se adhieran por primera vez a las aventuras de Sora, Donald y Goofy como para quienes crecimos con ellos.

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR