Tras un tibio inicio, una decepcionante secuela y un extrañísimo spin-off, llega a nuestras pantallas Cars 3 dispuesto a llenar las salas de niños y los bolsillos de Disney de billetes, pero ¿será suficiente para volver a atraer al público o la fórmula ya está agotada?

Después de los acontecimientos de la primera entrega, Rayo McQueen ha vuelto a las carreras. El veloz coche rojo se encuentra en su salta como uno de los competidores mas famosos y hábiles de los circuitos. Todo cambia cuando, poco a poco, los corredores tradicionales empiezan a ser sustituidos por una generación de coches de carreras, técnicamente mejores y más preparados. Después de uno de los momentos más bajos de su carrera, McQueen deberá volver a ponerse en forma y dejará Radiator Springs para ir a un centro de alto rendimiento de última generación para intentar vencer al imbatible, Jackson Storm.

Cars 3 y la importancia del relevo generacional

Desde la primera entrega, la franquicia Cars ha demostrado ser una de las más rentables para la factoría Disney, tanto por los números de taquilla como por las ventas de merchandising. Pero de la misma manera resultó una de las más insulsas de Pixar (aunque sin resultar terrible, sus producciones siempre han demostrado un mínimo de calidad muy bueno) ya que las historias no ofrecían ese mensaje que gran mayoría de los trabajos de la factoría ofrecían, quedando en un entretenimiento vacío. Cars 3 no supera a otros títulos como Toy Story 3, Ratatouille o Wall-E pero sí que consigue tener un núcleo definido.

Cars 3 una vez deja atrás los personajes de Radiator Springs, se centra a completo alrededor del relevo generacional. El nuevo rival de McQueen (Armie Hammer dando voz al novedoso Storm) no gana porque haga trampas o de manera injusta; simplemente es mejor que él. Al igual que los coches de Radiator Springs, los viejos promotores del protagonista dejan paso a uno nuevo que intentará que el maduro ídolo de masas vuelva a ponerse en forma. Para ello contará con la presencia de una entrenadora personal, Cruz Ramirez (con la voz de Cristela Alonzo en la versión original), un personaje con un trasfondo sólido y bien construido que aporta el corazón y la inocencia a la cinta. Es precisamente este personaje el que consigue darle un toque diferenciador a Cars 3, saliéndose de la historia del regreso del héroe.

John Lasseter cede también los mandos de la dirección a Brian Fee, siendo éste su primer trabajo más allá de estar en el departamento artístico de Pixar. La animación es impecable como siempre, mejorando aún las anteriores especialmente en las escenas de acción, como la muy efectiva y divertida escena del destruction derby.

En definitiva, Cars 3 enmienda los fallos de sus predecesoras y nos ofrece una película que aunque siga enfocada en el público más joven, resulta una experiencia más redonda para los adultos.

Director: Brian Fee.

Reparto: Owen Wilson, Cristela Alonzo, Chris Cooper, Nathan Fillion, Armie Hammer, Tony Shalhoub, Kerry Washington, John Ratzenberger, etc.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here