BannerAtlantica BannerHeroes
BannerAtlantica BannerHeroes
BannerAtlantica BannerHeroes
BannerAtlantica BannerHeroes

Este viernes llega a las carteleras Sieranevada, película revelación el año pasado, con numerosos premios y nominaciones. De la mano de Cristi Puiu (La muerte del Sr. Lazarescu, 2005) tenemos una comedia costumbrista que trata de reflejar la vida en Rumania a través de la comida homenaje a un difunto en una familia un tanto peculiar. Fue candidata a la Palma de Oro de Cannes en el pasado festival y ha sido preseleccionada para los Oscar de este año. ¿A que suena bien?

Pues no. Nos encontramos ante un largometraje de una duración excesiva (casi tres horas) con un ritmo atroz. La primera escena, cinco minutos sin diálogo para recoger una silla de bebé en los que no pasa nada, ya es en sí una declaración de intenciones. Y es que el principal problema de la Sieranevada es la longitud excesiva. La película y ciertas escenas (no es necesario meter un rito ortodoxo entero) se hacen innecesariamente largas.

Sieranevada «una oportunidad pérdida»

El otro gran problema es la historia en sí, demasiado personal y sin excesivo gancho. Si bien se tocan diversos temas contemporáneos y de interés (la amenaza terrorista, el choque entre corrientes políticas, diferencias generacionales o religión), lo hace de manera demasiado superficial, sin desarrollarlos todo lo que habría sido posible. En su lugar se centran demasiado en una historia que no logra calar del todo en el espectador.

Por otra parte, el film sí presenta grandes virtudes. Los personajes son sólidos y claramente definidos, y las actuaciones acordes a ellos. El plantel encabezado por Mimi Branescu (Martes después de navidad, 2010) da vida a una familia creíble con sus rarezas. Cada personaje tiene unos rasgos bien distintivos y todos los actores saben sacarlos a la luz.

Además los aspectos técnicos están muy bien cuidados. El uso de los planos genera una sensación de confinamiento. Esto, combinado con que casi toda la trama se desarrolla en un piso abarrotado, y el juego de cámaras consigue incrementar esa impresión. Para crear una mejor atmósfera, la banda sonora se trasmite a través de una cadena de música de la propia casa. Todo esto en su conjunto logra que al espectador perciba cierta claustrofobia con tanto personaje encerrado en el mismo sitio.

En su conjunto Sieranevada deja una sensación agridulce. El metraje excesivo y la lentitud de ciertas escenas matan lo que podría haber sido un gran retrato de la sociedad moderna rumana a través de una familia. Aún así no podemos negar su mérito en ciertos aspectos, y esta «comedia» alguna sonrisa consigue sacarnos (aunque no tantas como habríamos esperado). Lástima de oportunidad perdida.

Director: Cristi Puiu

Reparto: Mimi Branescu, Bogdan Dumitrache, Catalina Moga, Dana Dogaru, Petra Kurtela, Sorin Medeleni, etc.

Estreno: 21 de julio

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here