Este verano hablar de la séptima temporada de Juego de Tronos ha sido un tema tan recurrente como el calor, los incendios forestales o los últimos grandes fichajes.  Y hoy toca hablar sobre lo que menos nos ha gustado de esta última temporada: los grandes peros o fallos de Juego de Tronos.

Siete capítulos, ¿bien o mal?

Siete capítulos. Siete Reinos. Siete Dioses. En principio parecía que el número de episodios de esta temporada era prácticamente perfecto. Pues si de algo nos quejábamos en la sexta temporada, era que había momentos que estaban ahí para alargar la trama, y acelerar un poco las cosas no hubiese venido mal. Y, visto lo visto, casi prefiero los diez capítulos de antes.

juego de tronos

Hasta más o menos el cuarto capítulo, el ritmo era perfecto: se iba a lo importante pero con sentido (aunque sí estaban presentes grandes fallos de los que hablaré más adelante). Pero ¿qué paso entonces? Pues que se agotaba el tiempo y había muchas cosas todavía por contar. Y fue entonces cuando el ritmo de los capítulos no era ni medio normal, y había demasiada prisa para contarlo todo en muy poco espacio.

Lo cual nos lleva al mayor (al menos para mí) error de la serie.

La lógica espacio/tiempo ¿y a quién le importa?

O más bien su carencia de la misma. Porque el ritmo en el que viajan algunos personajes es prácticamente de chiste. ¿Que hay que mandar un mensaje súper importante desde Más Allá el Muro a Rocadragón? No pasa nada, en 5 minutos le da tiempo a Gendry alias Flash a llegar a Guardaoriente y un cuervo/WhatsApp se lo envía a Daenerys en un momento. Y la Madre de Dragones (con modelito de invierno incluido) gracias al Hiperespacio, llega en el preciso momento para marcarse un Deus Ex Machina como Dios manda, no sin recurrir a su GPS. Porque sabe perfectamente dónde se encuentra Jon y el Escuadrón Suicida perfectamente.

Se me ve contento, ¿a que sí?

Ya no es que en la sexta temporada resultase raro pero lo dejásemos pasar por conveniencias del guion. Es que aquí directamente se ríen en nuestra cara pasando de una secuencia a otra en escenarios situados a cientos kilómetros de distancia.

Y hablando de conveniencias…

juego de tronos

El guion ¿qué demonios ha pasado con el guion?

Si por algo se ha caracterizado esta temporada de Juego de Tronos ha sido porque era diferente a todas las anteriores: la historia misma no parecía propia de la serie. ¿Y por qué da esa sensación? Pues porque aquí se ha cometido un error garrafal de proporciones titánicas: se ha puesto por encima el espectáculo a la trama.

Esto nos lleva a que los acciones tomen decisiones estúpidas, poco meditadas y totalmente fuera de contexto. Nos lleva a un plan digno del blockbuster más vago y rancio que te puedas imaginar con un Escuadrón Suicida coronando el que probablemente sea el peor capítulo de la historia de Juego de Tronos. Oh, sí, claro que mola ver a los dragones de Daenerys luchando contra los Caminantes Blancos, pero es que me era imposible disfrutar algo tan sumamente estúpido, vago y poco elaborado.  De verdad que ese capítulo no era digno de estar en una serie tan grande.

Y ahora, damas y caballeros, viene la mayor cagada (o al menos para mí) en la historia de las series de televisión modernas: el Dragón Zombi. ¿Pero qué @#!&? ¿A quién demonios le pareció una buena idea hacer de Viseryon un dragón escupe-hielo con el Rey de la Noche a sobre él? ¿En serio? ¿Soy el único al que le parece la cosa más estúpida, fan-service y estúpida otra vez? Decidme que no.

Y hablando de fan-service… Cómo no mencionar nuestro querido Jonerys, la historia de amor más siniestra y perturbadora desde Crepúsculo. Una mujer teniendo sexo con su sobrino… ¿Y se supone que nos tiene que parecer bonito? Y eso es casi lo de menos, pues estamos hablando de que Daenerys y Jon (o Aegon, jeje) son literalmente Fuego y Hielo, son personajes tan rematadamente diferentes que es prácticamente imposible que en cinco capítulos se enamoren locamente.

juego de tronos

En serio, es una trama tan forzada que espero que en la última temporada este romance termine. A ver cómo se toma nuestra querida Khaleesi que es ella ahora la que tiene que arrodillarse ante su Rey… Me muero de ganas por verlo.

Aunque este artículo se haya basado en criticar la séptima temporada, he de decir que no todo han sido errores, pero lo que está claro es una cosa: esta, al menos a nivel argumental, ha sido la peor temporada de todas. Y de verdad que me duele decir esto, pues Juego de Tronos es una serie que se merece mucho más que un dragón zombi y posiblemente la lógica espacio-tiempo más estúpida en el mundo de la pequeña pantalla.

Solo esperemos que su octava y última temporada nos ofrezca espectáculo como la esta, pero que al menos sea de calidad.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here