En 2011, Marvel Estudios mostraba al mundo su particular Dios del Trueno. El personaje, al igual que la película, supuso un éxito -otro más- para Marvel y se ganó en seguida el cariño del público. Años después, tras dos películas de Vengadores y una secuela (Thor: El mundo oscuro, 2013), el personaje que encarna Chris Hemsworth ha vuelto. Y de qué manera.

Thor: Ragnarok, el -icónico- final de una era

Desde que conocimos el título, supimos que la historia prometía -el Ragnarök, en la mitología nórdica, es el final de los dioses precedido por una gran guerra-. En la película podemos ver a un Thor que, tras viajar por la galaxia después de sus extrañas visiones sobre el fin de Asgard en Vengadores: La Era de Ultrón se encuentra con la usurpación de Loki (Tom Hiddleston) en el trono de Odín (Anthony Hopkins) tras haberlo desterrado a la Tierra. Sin embargo, no todo iba a ser tan sencillo para el asgardiano. Un impactante suceso desatará la aparición de Hela (Cate Blanchett), Diosa de la Muerte y primogénita de Odín, que intentará robar el trono de Asgard desterrando a Thor a un planeta remoto llamado Sakaar, donde se jugará la vida como gladiador y tendrá un encuentro con un viejo conocido con el que intentará salir del planeta para poder salvar su hogar de la fatídica profecía que le espera.

Thor
Una reunión de amigos.

La historia de Thor: Ragnarok está, como era de esperar en un título de Marvel, repleta de acción. Sin embargo, los golpes humorísticos son una de las grandes bazas de esta película, y casi todos vienen del sorprendente dúo que forman Thor y Hulk (Mark Ruffalo), con una química que costaba imaginar en cualquier otra película del Universo Cinematográfico de Marvel. Aún teniendo el tándem a ese nivel, cabe destacar el papel de Ruffalo en solitario, que clava la evolución de Banner y el gigante esmeralda en la cinta como personaje, que sienta las bases del ‘Vengador más fuerte’ de cara a la esperada Infinity War.

Pero ahí no acaba la cosa. Otra de las sorpresas de esta tercera parte es su estilo. Contra todo pronóstico, Ragnarok deja atrás el tono oscuro y trágico de sus predecesoras para darle un aire colorido, desenfadado y ochentero -que puede recordar vagamente a Guardianes de la Galaxia– que engancha desde las primeras escenas con Inmigrant Song de Led Zeppelin de fondo. Aún así, la película no se olvida de su lugar en el UCM y no olvida las continuas referencias a anteriores títulos de los estudios (Doctor Strange, Vengadores, Vengadores: La Era de Ultrón) así como mantiene a los personajes más queridos por el público -como Loki, el eterno secundario, o Heimdall-, incorpora nuevos villanos con mucho carisma -Hela o el Gran Maestro- o nuevos aliados -como Valkyria, el primer personaje LGTB del UCM, por cierto-, que consiguen en parte hacer olvidar al espectador el hecho de la aún dolorosa ausencia de Natalie Portman o Kat Dennings.

En definitiva, Marvel repite su fórmula de siempre de una aventura épica con un ‘compi’ de la casa ayudando. Disfrutable de principio a fin, con risas aseguradas y con, quizá, muchas más cosas de las que podamos asimilar en un solo visionado. La casa de las ideas ha terminado de sentar las bases para el evento súper heroico del siglo, y, tras dos escenas post-créditos que no tienen desperdicio y la inminente Black Panther, estamos preparados.

Director: Taika Waititi.

Reparto: Chris Hemsworth, Mark Ruffalo, Tom Hiddleston, Cate Blanchett, Idris Elba, Tessa Thompson.

Duración: 130 minutos.

Fecha de estreno: 27 de octubre.


cuidado perrunos

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here