John Malkovich, protagonista consagrado y secundario de lujo

Reconocido por sus interpretaciones principales y secundarias en una gran variedad de películas y por su gran abanico de registros, desde la comedia al drama, John Malkovich ha sido nombrado este año 2017 Presidente del Jurado del Festival de Cine de San Sebastián.

Pero todo este reconocimiento no hubiese sido posible sin una gran trayectoria. Toda trayectoria tiene unos comienzos y la de Malkovich empezó en el teatro. Junto a su amigo Gary Sinise decidió emprenderse en la aventura de fundar un teatro, el Chicago’s Steppenwolf Theatre donde encontró a la actriz Glenne Headley, con la que se casó en 1982, apareciendo junto a ella en películas como Eleni en 1985 y Fabricando Al Hombre Perfecto en 1987. Pero la estancia de Malkovich en el tren del amor fue un tanto corta. En 1988 se divorció, dando paso a que surgiese en su interior un deseo mayor que le ha hecho alcanzar la cima. Este deseo fue convertirse en actor. Y en poco tiempo comenzó a cumplirse. Tras su éxito en el Chicago’s Steppenwolf Theatre, Malkovich formó parte de variedad de obras en Broadway, siendo cada vez un personaje más reconocido en el mundo teatral e incluso consiguiendo el premio Obie tras su brillante interpretación en la obra de Sam Shepard El Auténtico Oeste.

Otra obra por resaltar en la que Malkovich participó fue Muerte de un viajante, consiguiendo en esta un gran éxito compartido con Dustin Hoffman. Con esta misma obra, un año después, consiguió un Emmy al llevarla a la televisión como una película.

John Malkovich hablando en un teatro

Tras su sobresaliente paso por el mundo de los escenarios, John Malkovich dio el paso más significativo en su carrera como actor. Malkovich entró al cine por la puerta grande en 1984 con la película En un lugar del corazón de Robert Benton con la que consiguió nada más y nada menos que una nominación al Oscar como mejor actor de reparto. No está nada mal para ser su debut en la gran pantalla, ¿verdad? Ese mismo año también trabajó en Los Gritos Del Silencio de Roland Joffé. Tras realizar varios filmes en los años venideros junto a su esposa, John Malkovich dio un golpe sobre la mesa, realizando una interpretación memorable en El imperio del sol de Steven Spielberg en el año 1987, convirtiéndose en un actor a tener en cuenta en el panorama interpretativo americano. Y es que un año después, Malkovich daría forma de una manera brillante a Vicomte de Valmont en Las Amistades Peligrosas de Stephen Frears, una adaptación de la novela Choderlos de Laclosde, llegando a su culmen artístico.

Llegan los años 90 y Malkovich sigue en pie de guerra. En 1993 vuelve a ser nominado al Óscar como mejor de actor de reparto por su trabajo en En La Línea De Fuego de Wolfgang Petersen. Su actuación en este filme le hizo cosechar otros reconocimientos como nominaciones al Globo de Oro y al Bafta entre otras. Malkovich trabaja a todo trapo realizando grandes interpretaciones en películas como Retrato De Una Dama en el año 1996, filme basado en una novela de Henry James o Cómo Ser John Malkovich en el año 1999 de Spike Jonze, donde el bueno de Malkovich realiza una performance muy interesante interpretándose a sí mismo, siendo reconocido con diversos galardones como mejor actor de reparto en los American Comedy Awards o mejor actor de reparto en los NYFCC Award, sumándole un gran número de nominaciones. Incluso su intepretación de sí mismo se encuentra en el top 100 de los mejores personajes de películas de la historia en la Premiere Magazine, situado en el puesto noventa. Otras apariciones notables de Malkovich en los años 90 fueron sus interpretaciones en películas como Convictos del Aire en el 1997 de Simon West, RKO 281 en el año 1999 de Benjamin Ross o El hombre de la máscara de hierro realizada por el director Randall Wallace en el año 1998 entre muchas otras, aumentando su ya extensa filmografía.

Cómo ser John Malkovich

Malkovich entra en el siglo XXI con las pilas cargadas. En el año 2000 se rueda La sombra del vampiro de E Elias Merhige, donde Malkovich interpreta a Murnau al nivel de considerársele una réplica exacta del director alemán. Para Malkovich, el año 2002 es una fecha para recordar, ya que fue una pieza importante de la película El juego de Ripley de Liliana Cavani y, sucedió algo incluso más relevante, John Malkovich se estrenaba como director con su película Pasos de baile, un thriller magníficamente realizado e interpretado por Javier Bardem y la italiana Laura Morante. Se trató de una coproducción España-Usa que hizo que se cumpliese el deseo de Malkovich de llevar la adaptación de la novela de Nicholas Shakespeare a la gran pantalla.

Y es que Malkovich es un no parar. En 2006 da vida a Galbatorix en la aventura que propone Eragon de Stefen Fangmeier. Ese mismo año, Malkovich trabaja en el drama austríaco de Raoul RuizKlimt. Llega el año 2008 y John Malkovich se une a los hermanos Coen para realizar la comedia negra Quemar después de leer, donde interpreta a un agente de la CIA algo despistado. También en el 2008, Clint Eastwood, esta vez como director, decide contar con él para su película El Intercambio. Su último trabajo más relevante es su interpretación protagonista en la serie de televisión Crossbones, un drama histórico de piratas, bandidos y criminales.

Malkovich en Quemar después de leer

La carrera de John Malkovich cosecha 43 nominaciones y 24 galardones, convirtiéndole en un hito en el mundo del cine. Pero no es necesario fijarse en su extensa lista de premios para reconocer que Malkovich es un referente histórico tanto en cine como en teatro, dejándonos actuaciones para el recuerdo. Y es por esto por lo que se ha de considerar que John Malkovich es un digno Presidente del Festival de San Sebastián de 2017. John Malkovich es brillante en cada interpretación, es inigualable en cada personaje al que da vida. John Malkovich es arte.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here