BannerAtlantica BannerHeroes
BannerAtlantica BannerHeroes
BannerAtlantica BannerHeroes
BannerAtlantica BannerHeroes

Stranger Things ha sido y está siendo un boom a nivel mundial. La serie de Netflix protagonizada por grandes promesas del espectáculo ha dado la vuelta al mundo y creado un fandom que cada día crece más. Pero hoy no he venido a hablar de lo bien o mal que esté la serie, ni de lo buenos o gracioso que sean sus protagonistas. Hoy el tema va a ser mucho más serio y preocupante, y éste comienza con una simple pregunta “¿Qué #@$% nos está pasando con los chavales de Stranger Things?

Stranger Things, del respeto a la obsesión

Sí, esto parecerá exagerado, pero os puedo asegurar que no lo es. Para nada. No después de haber visto este vídeo. Su título: “Millie assumes the position for her king god Finn”, es decir, Millie (Eleven en la serie) asume su posición para su rey dios Finn (actor que interpreta a Mike)”. Como podéis ver, en el vídeo se ve a la jovencísima actriz en una postura en principio inocente pero que desde el contexto adecuado puede parecer algo muy pero que muy diferente. Por dónde empezar.

Stranger Things
Finn y Millie, las principales víctimas de la obsesión del fandom.

Obviemos el hecho de que se esté sexualizando a una niña de 14 años. Obviemos también que el autor de este vídeo considere que ha creado un contenido divertido. Ahora pensemos durante tres segundos y analicemos la situación con objetividad: ¿Qué narices ha pasado para que acabemos subiendo vídeos de una menor de edad para hacer una broma sexual entre la ficticia pareja de dos actores de una serie de Netflix?

Pero este problema no es solo por dicho vídeo, al contrario. Éste es un mero reflejo de la situación actual. No es difícil encontrarse vídeos y vídeos de supuestos fans de la serie editando imágenes de sobre todo Millie Bobby Brown y Finn Wolfhard con música romántica de fondo, connotando un amor que no existe, que es fruto de la ficción. Esto no es devoción a la serie ni a sus miembros, esto es obsesión.

stranger things

Que chavales que no llegan a los 16 años de edad sean acosados día y noche por miles de personas, que no puedan salir a la calle con sus amigos de manera normal porque les pediría fotos o les perseguiría todo el mundo, es algo triste, muy triste. Y es algo que deberíamos pensar todos. ¿Hasta qué punto se puede idolatrar a los chicos de Stranger Things? ¿Qué ha pasado para que lleguemos a este punto de obsesión? Y ya no es por nosotros, es por ellos: ¿Creéis que es esto sano para unos adolescentes? La respuesta es no.

 

No me quiero ni imaginar cómo se deben de sentir estos pobres chicos cada vez que salen a la calle y la gente los persigue, les hace fotos, les grita. El objetivo de este artículo es simplemente para que nos demos cuenta de adónde estamos yendo a parar con este tema. Y no me malinterpretéis, está genial tener respeto hacia esta gente, es entendible y yo lo comparto. Pero hay una línea muy fina entre lo que se puede hacer y lo que no. Y es nuestro deber saber diferenciarla.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here