BannerAtlantica BannerHeroes
BannerAtlantica BannerHeroes
BannerAtlantica BannerHeroes
BannerAtlantica BannerHeroes

Las Chicas Gilmore, mucho más que una serie

Hoy venía a hablar de Las Chicas Gilmore pero, al empezar a escribir, me he dado cuenta de que esta vez quiero hacerlo de una forma distinta. Más que de la propia serie como tal quiero hablar de la experiencia de su visionado, de esa participación inevitable de lo que ocurre en ese pequeño universo que es Stars Hollow.

Un día, teniendo solo 16 años, Lorelai Gilmore quedó embarazada y huyó de casa de sus padres. Llegó a un lugar llamado Stars Hollow y encontró trabajo en un hotel. En aquel hotel empezó su nueva vida, desce cero, y criando a su hija Rory, hasta convertirse en esa fantástica mujer de 32 años protagonista, junto a Rory, del entrañable cuento: Las Chicas Gilmore.

 Las Chicas Gilmore

En ese universo llamado Stars Hollow hay muchas estrellas, empezando por Lorelai y Rory, y continuando con Luke, Lane y la señora Kim, Miss Patty, Babette, Kirk, Taylor, etc. Estrellas muy diferentes unidas por el mismo cielo, donde conectan sus existencias día tras día.

Pero más que hablar de lo que sucede con ellos, como ya comenté, es más certero hablar de lo que se siente.

De lo que se siente al ver las preciosas decoraciones de alguna de las tantas fiestas que Taylor organiza en el pueblo. De la felicidad de los rostros de los que acuden a ellas. Del crepitar del fuego. De las flores.

Se puede sentir la energía que desprende la señora Patty, desde bien temprano, y la excentricidad de las funciones de Kirk. Se siente la irritación de Taylor -y hacia Taylor- en las numerosas reuniones del pueblo.

¿ Cuántas tazas de café se habrán tomado en Las Chicas Gilmore ?

Se pueden oler esas 200 tazas de café diarias que Lorelai toma como elixir vital. También se puede sentir el olor a palomitas en su casa, con Lorelai en el sofá preparada junto a Rory para ver una película. Y también aquel olor que desprende la cocina en la que Sookie obra su magia.

Se siente la pena y el dolor por los vaivenes de la relación de Lorelai con Emily y Richard. Los intentos de Emily por acercarse a su hija y el dolor de las veces en que fracasa. Se puede sentir el rechazo de Lorelai, y también el arrepentimiento que a veces demuestra, reflejado en los propios ojos de Emily.

Se siente el orgullo de Lorelai por Rory y las inquietudes de una hija que busca no decepcionar a su madre. Y también se siente el inevitable momento en que todo lo anterior se viene abajo.

Se experimenta ese sabor dulce del primer beso, los nervios y la frescura de un nuevo amor. Y también el reencuentro con viejas relaciones que se creían ancladas en el pasado.

 Las Chicas Gilmore

Se ve el amor reflejado en un sencillo acto como el cambio de gorra de Luke por aquella que le regaló Lorelai.

Se siente la pasión de perseguir un sueño, una meta, y sentir orgullo cuando el Dragonfly cobró vida. Se siente la calidez de esos amigos que siempre están, compañeros de trabajo, de risas y de vida. Se siente la rebeldía con la que Lane actúa buscando su propio lugar en el mundo, y querer crearse a ella misma.

Puede sentirse el cuidado y pasión con que Rory pasa las páginas de sus libros y la admiración con la que habla de las historias que estos albergan. Puede sentirse la impotencia de Logan de no querer seguir los pasos de su padre y no tener más remedio que terminar cediendo a lo que este le pida. Y puede sentirse la pasión con la Rory pasea por los pasillos de Yale, llevando con ella esa maravillosa inteligencia sin límites y su curiosidad.

Se siente la admiración con la que Jess mira a Rory y al mismo tiempo ese vacío existencial en su mirada. Y se siente orgullo al ver cómo ese vacío acaba llenándose de valentía.

Se puede sentir el aire del salto que dieron Rory y Logan en la Brigada de la vida y la muerte. Se siente la vergüenza de Jess de no querer reconocer lo agradecido que estaba hacia Luke, y el no querer demostrar que no es como todos le pintan. Se siente el ritmo con el que Lane toca la batería, y los acordes de la guitarra de Zack. Y también se siente el amor de Michel por sus perros, y su obsesión por mantener su límite diario de calorías.

Se percibe esa relación tan afectuosa que Dean tenía con Lorelai. Y también lo complicado de esa historia que ni Rory ni Dean planeaban que acabase. Se siente el enorme poder, decisión y voluntad con que Paris dirige su vida -y a veces las de quienes la rodean-. Y se siente esa amistad, tan distinta a otras, y tan sincera, que lleva junto a su eterna compañera.

Puede sentirse la tristeza de ver cómo Logan coge un avión a Londres. También el nerviosismo en las palabras de Luke al hablar con Lorelai en su cocina. Y la soledad al ver el despacho vacío de Richard.

 Las Chicas Gilmore

Pero, sobre todo, puede verse, sentirse y hasta escucharse palpitar, esa relación que poseen Lorelai y Rory, madre e hija, mejores amigas, y confidentes. Una relación que, ladrillo a ladrillo, se ha consolidado como un hogar por sí misma, un hogar en el que siempre estarán a gusto.

Cuando te sientas a ver Las Chicas Gilmore, no eres un mero espectador, eres una más de esas estrellas de Stars Hollow, que siempre están ahí brillando, esperándote.

Eres un amigo más, tomando un café con Lorelai y Rory en Luke´s.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here